el blindaje continúa en el Congreso

Alfonso Santistevan en La Plaza ISIL (Foto: CMS)

Entrevista a Alfonso Santistevan

Publicado: 2010-07-20

Primera conversación. Breve, por cierto, pues él debía atender a una retahíla de ansiosos periodistas del espectáculo y la cultura. Nunca habíamos tenido la oportunidad de charlar. A pesar de que se trata de alguien cuyo talento aprecio. Actor, dramaturgo y director, Alfonso Santistevan ha trazado una envidiable trayectoria en el universo de las artes escénicas. Dentro de unos días –este jueves 22 en La Plaza ISIL– se estrena La puerta del cielo (escrita y dirigida por él): un estupendo pretexto para interesante diálogo.

Entrevista CARLOS M. SOTOMAYOR

 ¿Cómo surge esta obra, en la que se plantea una travesía al pasado, al Perú de los años setenta?

Bueno, yo siempre he escrito sobre el Perú. Me parece que es un tema importante y es un tema que me obsesiona. Y me parece, además, que este es un país en el cual siempre negamos, siempre recordamos a medias, siempre fragmentamos lo que recordamos. O tergiversamos lo que recordamos. Entonces, a mí me parece que el teatro es un vehículo para recordar, para entender. Y es un vehículo para preguntarnos muchas cosas, sobre todo. Yo creo que ésta es seguramente la más personal de mis obras. Porque de alguna manera la inspiración de la obra es recordar mis años universitarios. Recordar un poquito lo que nos pasó como generación. Recordar un poquito qué pasó en esos años setenta, qué se frustró, qué no se frustró. Cómo es que llegamos acá, ahora. Y la idea es explorar un poco eso.

El protagonista regresa al Perú luego de un largo exilio y busca a unos amigos de juventud que no ha visto en más de tres décadas…

Así es. Y recuerda con ellos una serie cosas. Y hay, además, una serie de cosas que se le escapan. Una serie de cosas que no logra entender, de lo que ha pasado con ellos. Cuando llega él, Rosa ya murió. Entonces, sólo puede recordar a Rosa como fantasma, en realidad, como recuerdo. Solamente puede conectarse con Manuel, que es el único que está vivo. Hay un poco esa dificultad de cómo nos vemos y cómo vemos todo.

Cómo te planteaste la puesta en escena.

Bueno, básicamente yo quise reproducir un ambiente real, de una casa de un callejón de La victoria. Nos planteamos eso. Hay otros ambientes, que nos visto aún y que aparecen durante la obra. Pero esencialmente es jugar con cierto toque costumbrista. Aunque la obra no es costumbrista, pero jugar con cierto toque de costumbrismo, en algunos elementos de la escenografía, en algunos elementos de los diálogos. Jugar un poco con ello. Pero sin entrar de lleno en lo que sería un costumbrismo real.

Algo que siempre me llamó la atención es que, además de estupendo actor, eres un gran dramaturgo y director…

Mira, en realidad yo llego a la escritura porque dirigía. Yo dirigí muchos años. Y en el año 1986 siento la necesidad de escribir algo. Entonces, junto con Maritza Guti y José Enrique Mávila, es decir, utilizando la improvisación de ellos, escribo El caballo del libertador, que era un relato que yo tenía. Entonces, para mí la escritura y la dirección forman el mismo proceso, por decirlo así. En muy pocos casos he escrito obras que no he dirigido. Alguna vez  he escrito por encargo una obra para Cuatrotablas. Escribí Morir de amor con Marisol Palacios, que dirigió ella. Pero, normalmente para mí la escritura es parte de un proceso de puesta en escena.

En los últimos años parece haber un auge de obras de dramaturgos peruanos, entre reconocidos como tú y algunos nuevos talentos. ¿Cómo ves esto?

Yo creo que se está dando una apertura muy grande a la dramaturgia nacional. Se está estrenando muchas obras. Y yo creo que lo más importante de esto es que el público está yendo a ver mucho teatro peruano. Al público, yo creo, le interesa un teatro que hable de lo que somos. Eso es muy bueno. Creo que todo país necesita su propia dramaturgia, por decirlo así.


Escrito por

Carlos M. Sotomayor

Escritor y periodista. Ha escrito en diarios y revistas como Expreso, Correo, Dedo medio, Buen salvaje. Enseña en ISIL.


Publicado en