No se relaja y se queda en casa

KFC

Publicado: 2010-11-09

Son las siglas de una próspera pollería fashion o, más bien, de una franquicia extraordinaria. Pensaba en el magnífico reportaje nocturno del domingo, cuando un canal de TV nos presentó el lado humano de Raúl Diez Canseco. Para quien creía que sólo era el renunciante Vice Presidente de Toledo, el acusado de favorecer ilegalmente al padre de su hoy señora, pues es más.

RDC es también el símbolo de los emprendedores, de quienes se pueden hacer ricos sólo con su trajín e inventiva. No es broma, es un lado amable que hacen de nuestro personaje, todo un referente para el que pretenda soñar, apenas con una pizca de capital en la billetera.

Asumo que el emprendedor RDC no la hizo tan fácil en sus empresas como no la hizo fácil lazándose de Vice con el toledismo "blanco o negro". Cuando los desestabilizadores amenazaban con echar a la calle al Presidente Toledo, vacarlo; RDC pudo haber cometido quizás el pecado más letal de la política, "no hacerse a un lado si de vacancia se trataba. Es decir, no dar pie al costado y ser, en definitiva, el sucesor constitucional en Palacio". Alguien debió preguntarle desde la Chakana, si al cese de sopetón del gran Toledo, él también se iba. Imagino su balbuceo o su evasiva. Digo, es una ficción, un cuento, no se alarmen.

¿Podría su evasiva respecto de su permanencia en caso de vacancia de Toledo, haber sido su Waterloo? ¿Quién investigó y lanzó, vía diario Correo, las pruebas de su favorecimiento ilegal al padre de su dama o sus intimidades extramatrimoniales? ¿Pagó el pecado de aspirar a gobernar? ¿Debía renunciar a sus propias aspiraciones palaciegas si es que Toledo era vacado? Digo, no sé.  ¿Quién estuvo finalmente detrás de todo este escandalete que hizo llorar a un Vicepresidente que no tuvo la astucia para manejar su propia crisis? Nunca nadie se lo ha preguntado. Nadie se interrogó jamás cómo cayó desde la cima al subsuelo y quién en particular (desde fuera o desde dentro del régimen) estuvo interesado en que así sea.

No habrá quien disuelva alguna vez las densas brumas de esta duda, pero sospecho que es poco probable que el buen RDC agarré vuelo en la fórmula presidencial toledista del 2011 y menos de Vice. No hay cumbres altas sin espíritu de renuncia, dicen unos.

A RDC, que es un capitalista de fuste y un emprendedor ejemplar, le queda el partido propio, sin ascos a sus propias aspiraciones de poder, que desde la mica de su DNI son tan legítimas como las de Toledo o las de Meche. Bien y más sabiendo que acaba de ganar un premio en la India, que no es moco de pavo y que lo ganan muy pocos exitosos de este orbe cruel. Pero ¿algún diario o noticiero dijo algo sobre eso? No importa, igual, bien por él.


Escrito por

El fantasma

Justiciero y franco.


Publicado en

El fantasma de la Opera

Pensando en voz alta