el blindaje continúa en el Congreso

DETERMINISMOS

Leonardo Torres Vilar

Publicado: 2011-01-11

 

(Con formación actoral de primer nivel y cultura teatral sólida pero con cero ínfulas de “conocedor”, L. T. V. ha perdido dinero en la producción y montaje de obras maestras de la dramaturgia universal que son verdaderos y riesgosos retos teatrales, como “Caín” de lord Byron, por ejemplo. Aquí una entrevista de Gonzalo Pajares C., en Perú.21 de hoy)   

“No hay boom, hay mejor teatro pero para menos gente”  

'Carlitos’ y 'Lechuga’ son dos personajes que marcaron la televisión peruana de los 90. Los interpretaba Leonardo Torres Vilar. Desde el jueves 20 lo podremos ver en Oleanna, la obra de David Mamet que se presenta en el Olivar de San Isidro.   

Autor: Gonzalo Pajares C.  

 “Fui criado para ser como mi madre, pero hoy me parezco un poquito más a mi padre” (risas), me dice el actor Leonardo Torres Vilar, hijo de la gran Lola Vilar y del no menos destacado actor Leonardo Torres Descalzi.  

TU MADRE TENÍA UNA PERSONALIDAD DESBORDANTE...

Se diría que cuando se vive junto con alguien así, se debería ser estentóreo, pero no pasó así. Yo tengo un perfil bajo, no soy un tipo sociable: no me gusta salir, no me gusta estar en grupo. De toda la gente del teatro, debo ser la persona que sale menos.  

EN LA DE LIMA INTEGRASTE EL GRUPO LOS LEOPOLDOS.

Sí, gente que hoy está por todo lo alto. Era una cofradía universitaria, la gente los buscaba cuando quería pasar un buen rato: eran muy extrovertidos. Esa fue mi época más sociable. Juntos hicimos Babel, un programa en Radio Miraflores que nos transformó de 'cofradía’ en 'personajes públicos’.  

ELLOS ESCRIBIERON CASADO CON MI HERMANO…

Así es. Uno de ellos, Gigio Aranda, es el escritor de Mil oficios, Así es la vida, Al fondo hay sitio y otras series. Yo considero que estas series son más de Gigio que de Efraín Aguilar, pues Gigio es el motor pensante, el creativo.  

HICISTE UN GRAN PERSONAJE EN NATACHA…

Era una novela encantadora. Nadie pensó que iba a tener el éxito que tuvo. Me gusta pensar que 'Carlitos’, el personaje que interpreté, tuvo mucho que ver en ese éxito. Yo la pasaba como un chancho y eso me enseñó que si uno se divierte, el público también lo hace. Nunca tomé a Natacha como un trabajo, pudieron no haberme pagado y yo lo hubiera gozado igual.  

¿DÓNDE TE HICISTE ACTOR: ACÁ O EN NUEVA YORK?

En Nueva York. De mis padres aprendí el oficio: cómo conectar con el público, como sentirlo, cosas de oficio que te enseñan los actores viejos, pero la técnica la aprendí allá. Sí, me gusta pensar que soy hijo de la Academia Americana de Arte Dramático.  

¿NO ESTABAS SATISFECHO CON LOS ÉXITOS DE NATACHA, GORRIÓN?

No, pues me di cuenta de que no sabía actuar. Me había divertido mucho, pero divertirse no es saber. Todos buscamos lo que no tenemos, pero más el actor. No tenía lo que quería: me sentía mal en la tele y muy limitado en el teatro.  

¿POR QUÉ NO TE QUEDASTE EN NY?

Lo pensé. Pensé que allí tenía todo el techo del mundo, que allí podía tener aspiraciones, sueños. Y regresé porque fui consciente de que para el teatro que quería hacer tenía más oportunidades aquí que allá. En Nueva York son muy cuadriculados y yo empecé a hacer teatro latino. Recibí dos premios Ace como Mejor Actor. Esto significó que dejase de contar como un 'actor’ para empezar a contar como 'actor latino’. Y yo no quería limitarme a estos papeles; además, no tengo futuro como 'actor latino’ porque muy latino no soy (ríe), no bailo salsa ni soy Sofía Vergara: grande, desbordante, sexy, bullicioso. Es más, yo estoy en contra de ese estereotipo. Además, en el Perú se hace estupendo teatro, quizás mejor que el teatro latino que se hace en Nueva York. Y no me arrepiento de haber vuelto, Nueva York fue una experiencia maravillosa, pero ahora estoy donde quiero estar.  

¿QUÉ HACE BUENO A NUESTRO TEATRO?

El talento de nuestros actores, productores y directores. En el Perú hay muchísimo talento, pero como somos fieles a nuestra peruanidad (ríe), a veces no lo reconocemos y decimos que el teatro de otros lugares es mejor. No, nuestro teatro es extraordinario.  

ENTONCES, LO DEL 'BOOM’ TEATRAL ES CIERTO…

Tenemos 10 millones de habitantes. ¿Tenemos suficiente teatro para todos? No. Entonces, no hay 'boom’ teatral. Es más, en los 70 se hacía más teatro que ahora. Sucede que el teatro se ha especializado: las producciones son pocas, pero estupendas; los directores, extraordinarios; los actores, excelentes. Lo que hay es mejor teatro, pero para menos gente.  

¿CÓMO LE DAMOS VUELTA A ESTA REALIDAD?

Ojalá hubiera un mejor espíritu de gestión política y teatral. Las empresas apoyan al teatro, pero no a los grupos menores, a los que recién empiezan, a los que no son conocidos. Por ello, esto no es un 'boom’.  

EL PRÓXIMO JUEVES ESTRENAS NUEVA OBRA…

Oleanna, de David Mamet. La dirige Frank Pérez Garland. Es estupenda y acepté sin chistar porque nunca había actuado en una obra de Mamet, un neoyorquino al escribir, quien tiene una manera sabrosa de contar: sus personajes hablan como lo harían en la vida real, dejando el tono literario y hasta lírico que es usual en el teatro.  

Y REGRESAS A LA TELEVISIÓN CON LA PERRICHOLI…

Vuelvo después de dos años. Me encantan los libretos, de los mejores que he leído en el Perú. Es una producción ambiciosa pues quiere ser vendida fuera. Hay cosas bastante picarescas, bien 'serie rosa’ (risas).  

¿NUESTRO HUMOR ES EXPORTABLE?

¿Tenemos un humor peruano? No lo sé. Lo que sí tenemos es talento, somos estupendos actores, pero no sé si estamos siendo reconocidos –y pagados– como tal.


Escrito por


Publicado en

Determinismos, un pesimista que ríe

Otro blog más de Lamula.pe