sin ciencia no hay futuro

MI PRIMER PROYECTO CON KEIKO

Publicado: 2011-07-29

Diciembre de 1997. Yo era Gerente de Marketing de Chroma Producciones y había cerrado un año muy productivo. Ganaba un buen sueldo y además comisiones por las ventas de la empresa. Cuando ya me disponía a dedicarme a mis regalos navideños, el Jefe de Proyectos Especiales me dice que había un proyecto más por vender : un especial de televisión que podíamos hacer para el Jockey Plaza. Me insistió tanto que accedí sin saber que esa última venta del año cambiaría mi vida para siempre.

Llamé a mis amigos de Cervesur y me hicieron el puente con el Jockey. Ese mismo día estábamos vendiéndole la idea a su Gerente de Marketing y la cerramos al toque. Me gusta pelear hasta la última pelota de cada partido y me sentí muy bien al meter ese gol casi en el último minuto de 1,997.

Ya cuando habíamos empezado a correr con la producción del programa, me llaman del Jockey y me dicen que había un cambio de último minuto : el programa serviría para apoyar una campaña a favor de la Fundación por los Niños del Perú. Y así de un momento a otro me sorprenden anunciando que sería la misma hija del presidente la que vendría a nuestra reunión de pre-producción.

No lo podía creer!. La Primera Dama venía ya rumbo a nuestras oficinas. Pucha, ese era un verdadero milagro de navidad. Inmediatamente llamé a los dueños de Chroma y les dije que tenían que darme total libertad para poner la empresa a su servicio. Les dije que ayudando a su hija, podría llegar hasta el mismo despacho del Presidente. Mi objetivo : comenzar a trabajar para el Estado.

Estaba cumpliendo mi función principal de abrir las puertas de nuevos clientes, pero no sabía que ese objetivo de trabajar para el Estado me llevaría a una aventura que demuestra que a veces la realidad supera a la ficción.

Hicimos el programa en tan sólo una semana y el resultado fue espectacular. Conocí a una Keiko joven, entusiasta y muy Fujimori : se fijaba hasta en el mínimo detalle y todo lo supervisaba personalmente. "NAVIDAD EN EL JOCKEY PLAZA" se convertiría así en el puente que me llevaría rápidamente hacia una nueva vida.

Keiko quedo tan contenta con el proyecto que hizo a fin de año una cena de agradecimiento para todos los que habíamos participado en el proyecto. Había llegado el momento de poner Chroma Producciones a su servicio y esa noche le adelanté mi idea de apoyarla incondicionalmente. Ella abrió sus ojitos chinitos y me dijo que me recibiría en su Despacho para saber de que se trataba exactamente ese apoyo incondicional.

Desconfiada y sorprendida con mi oferta, ella me recibió a los pocos días y me preguntó sin anestesia: "Que es lo que buscas?. Porque me ofreces todo a cambio de nada?. Nadie hace nada sin esperar nada a cambio Carlos, así que pon tus intereses sobre la mesa de manera transparente para ver si acepto tu apoyo".

Le dije que me sorprendía su "cuadrada" pero que me parecía excelente que seamos sinceros y que yo lo único que quería es hacer conocida a mi empresa en el círculo de patrocinadores de la Fundación y que me encantaría poder conocer a su papá más adelante. Se me quedo mirando y me dijo : "Así esta mejor, si haces un buen trabajo, me parece razonable que nuestros patrocinadores lo sepan. Con respecto a mi papá no te prometo nada, pero ya veremos más adelante".

Me encantó su sinceridad y transparencia. Ella tenía grandes planes para la Fundación y yo algunas ideas para romper esquemas. Claro que jamás imagine que ese día iniciaba un camino que me llevaría 14 años después a un juicio precisamente por haber cumplido mi objetivo de  trabajar con su papá.

Como es la vida, no?.

(Les adjunto un pedacito de ese primer programa: "Navidad en el Jockey Plaza")


Escrito por

Carlos Raffo

Mi nombre es Carlos Raffo. Querido por algunos, odiado por más. Siempre fui un extremista, para mí no existen los puntos medios. Aparento ser una persona muy dura, pero esa es sólo mi armadura. El problema es que soy hipersensible : cuando quiero, quiero el do


Publicado en

El Panda Cuenta

Otro sitio más de Lamula.pe