prefiere pisco peruano

Estamos bien pero vamos mal

Publicado: 2011-09-05

El alineamiento del Humalismo con el sistema, innegable por donde se le mire, ha merecido premio, un contundente BBB otorgado por la durísima calificadora de riesgo Standard & Poors- aquella que hace unas semanas le bajó de categoría a la deuda americana nada menos-no es poca cosa, es algo más que una carita feliz en la frente del comandante y le va servir para que camine marcialmente, con la cabeza más alta que nunca. Eso significa que estamos bien, a lo menos así nos ven, pero en los temas de fondo, vamos mal; percibo mucho anuncio, de tres tipos: triunfalistas, sentenciosos y voluntaristas.

Los triunfalistas tienen su máxima expresión con el hoy llamado gravamen minero, hartamente pregonado, escuchamos solo música y no vemos la letra, mal síntoma. Nadie ha salido a explicar cómo se llega a los 3,000 millones de soles que anunció el premier en el Congreso. Las interrogantes son diversas: ¿son adicionales a lo que hoy pagan la gente del socavón y tajo abierto, por regalías y el engendro dadivoso que llamaron aporte voluntario? ¿Bajo qué supuestos de precios de minerales se ha calculado? ¿Se está contabilizando lo que debe pagar por regalías una gran minera, porque en los próximos meses se le acaba la estabilidad tributaria que le daba blindaje para no aportar? Cuando se esclarezca el tema, no vaya a ser que nos encontremos con una sorpresa desagradable, que irá directamente al pasivo de la imagen del gobierno.

En los sentenciosos, nos basta con uno como emblemático, la declaración de Ministro de Energía y Minas, Carlos Herrera Descalzi: “si el Consorcio Camisea no acude al llamado, el gobierno será inamistoso”, refiriéndose a los explotadores del gas de natural del Lote 88, para que se acerquen a cumplir con la ley, que primero está el suministro del mercado local, antes que la exportación. Sucede que el grupo de empresas que tienen a su cargo el yacimiento, están curadas del susto y deben estar más tranquilos que nunca, porque saben que el gobierno va cuidar su triple BBB, como joya de la abuela, por lo que no puede hacer mayor demostración de fuerza.

Finalmente, entre los voluntariosos está el caso de Essalud, su Presidente nos anuncia que las citas para atención se darán en un plazo de 72 horas. Compartimos el deseo, pero con las dificultades que tiene la seguridad social, lamentamos decirle que no será posible en el corto plazo.

En resumen, embalse de expectativas, ante un dique de paredes frágiles, que muy pronto se volcará contra la población, generando una crisis de credibilidad de proporciones. Así que lo bien que estamos se acabará pronto, por lo mal que vamos.


Escrito por

César Gutiérrez

El año 1,956 correspondió al fin del llamado “ochenio”, el gobierno de ocho años, del General Manuel Odría y la vuelta a la democracia...


Publicado en