#CómoSalimosDeEsta

El ajedrez de la lucha antidrogas

Publicado: 2011-09-06

¿Quién es Eduardo Ticerán?

Si uno hiciera caso a lo que se publica en ciertos medios de comunicación de la capital, (mal) entendería que se trata de un peligroso azuzador de las masas cocaleras cercanas al cabecilla senderista José Florez León, 'Artemio' y un cercano colaborador de los narcoterroristas de la zona. Se llegó a decir, incluso, que Ticerán organiza el cobro de cupos por órdenes del buscado terrorista.

Otros entenderán, sin embargo, que Ticerán es simplemente el presidente de la Central Nacional de Cuencas Cocaleras del Perú (Cenacop), perteneciente a una facción del sector cocalero distinta -opuesta, incluso- a la de figuras como Elsa Malpartida, Nancy Obregón y Rosa Obregón,  que es el dirigente cocalero que más abierto ha estado siempre al diálogo, y que nunca ha rechazado ser entrevistado, tal y como muestra este extenso diálogo para IDL Reporteros y este video, grabado en su panadería ubicada cerca de Cachicoto.

Detención en el Alto Huallaga

Ahí mismo, en Cachicoto, fue detenido la mañana del lunes 5 de este mes, según informó pocas horas después el  Frente Policial Huallaga. Ticerán era buscado desde hacía varios meses por las fuerzas policiales, acusado de tener supuestos vínculos con 'Artemio' y otros integrantes de Sendero Luminoso en el Alto Huallaga. Fue llevado a la sede de esta unidad de la Policía Nacional y, más tarde, trasladado a Lima.

La policía estaba tras sus pasos desde noviembre de 2010, cuando se ejecutó la Operación Eclipse en varios puntos del Alto Huallaga, en la ciudad de Huánuco e, incluso, en Lima. El operativo terminó con la captura de decenas de dirigentes cocaleros y personas ligadas, supuestamente, a Sendero Luminoso y el narcotráfico.

Desde ese momento Ticerán pasó a la clandestinidad. Así permaneció hasta junio de este mismo año, cuando fue detenido en el Monzón. Minutos después de la intervención policial, no obstante, una turba de pobladores y agricultores de la zona lo liberó y quemó, incluso, un patrullero.

La "amistad" de Soberón y la política

No se supo nada de él hasta el domingo 21 de agosto de este año, cuando apareció en un video grabado por las cámaras de Panorama. Aquí Ticerán hizo mención al actual jefe de Devida, Ricardo Soberón. En sus declaraciones, consideraba a Soberón como "su amigo":

“Sí, (Soberón) es mi amigo personal, de muchos años, tengo una relación muy cordial. Él me dijo: ‘Eduardo, tú eres uno de los dirigentes francos y sinceros que hay. Contigo se puede conversar de muchos temas’, creo que el Gobierno ha acertado al nombrarlo jefe de Devida.

Esos mismos días, el propio Soberón estaba en el centro mismo de la polémica por haber mostrado una postura a favor de la reformulación de la lucha antidrogas, lo que incluía la suspensión temporal de los trabajos de erradicación de cultivos ilegales de hoja de coca en el Alto Huallaga. Estas declaraciones generaron la rápida reacción del ministro del Interior, Óscar Valdés, quien aseguró que "en el tema de la reducción no hay vuelta atrás".

La ecuación, entonces, parece sencilla: si Soberón es "amigo" de Ticerán, y este es un dirigente "cercano" a 'Artemio', entonces el jefe de Devida tiene amistades muy peligrosas. Pero quienes conocen a Ticerán lo han escuchado jactarse, más de una vez, de ser "amigo" de Jorge del Castillo y de otras conocidas personalidades políticas. Es más, Ticerán nunca ha ocultado sus orígenes en la política: él se crió en las filas del APRA.

De todos modos, es innegable que la captura del dirigente cocalero complica aún más la situación de Soberón (quien por cierto, al momento de la captura estaba de comisión en el VRAE, la otra zona de influencia para Devida). Más aún si tenemos en cuenta lo que Ticerán dijo a las cámaras cuando era trasladado de una diligencia policial a otra:

Ricardo Soberón [el jefe de Devida] es mi amigo. Él va a ser nuestra defensa. Es el único que va a combatir al narcotráfico.

Cambios contra la droga

"La hoja de coca no tiene porque pagar lo que tanto nos ha hecho daño, la división", había dicho Ticerán en abril de 2008 durante una ronda de conversaciones en Tingo María bajo el título de “Cobertura Periodística en el Alto Huallaga”, organizada por el Instituto Prensa y Sociedad (IPYS). Animado por el hecho de que organismos de prensa provenientes de Lima voltearan a mirar lo que ocurre en el Alto Huallaga, el dirigente cocalero Eduardo Ticerán comentó:

Hagamos una sola cuestión, no mezclemos las cuestiones técnicas y políticas, porque el gobierno nos va a tumbar, separemos y vamos a encontrar nuestros objetivos, lo que estamos logrando ahora, que el gobierno se vaya entreteniendo con la cuestión técnica y políticamente nosotros vamos avanzando.

En medio de esta complicada vorágine de hechos relacionados entre sí, el analista Carlos Basombrío publicó una columna titulada "Política antidrogas en debate", que centra la situación y que indica, con la sobriedad necesaria, qué se debe hacer:

Me parece legítimo que el gobierno elegido decida la política que quiere implementar y asuma los beneficios o pague los costos por sus resultados. Lo que es un sinsentido es la de una indefinición, en la cual se busque estar bien con todos y se consiga lo contrario.

Ese es el punto: qué política aplicar. ¿La de los últimos años, que produjo resultados cuanto menos discutibles, o una distinta?

Con Ticerán en la cárcel y un Soberón cada vez más cuestionado, todo parece indicar que los errores del pasado, desgraciadamente, podrían volver a repetirse.


Escrito por

La mula

Este es el equipo de la redacción mulera.


Publicado en