prefiere pisco peruano

Nueva marca en Franchising: "El Legislativo"

Publicado: 2011-09-13

El legislativo peruano se comienza a parecer a las operadoras del  fast food, donde  la pregunta de rigor desde el otro lado el mostrador es: ¿para comer acá? O ¿para llevar?, mientras que por teléfono se atiende el “delivery”.

Desde el histórico local de la Plaza Bolívar, también hay tres opciones: ¿se decide en el hemiciclo? O ¿se lo preparamos para que degustar en casa de los grupos económicos? En simultáneo el capitoste, Daniel Abugatás, se apresta para llevar en unidad móvil, el pleno a distancia, como acaba de ocurrir, con el cacareado y discutible viaje a Ica de legisladores, con asesores incluidos.

El producto preparado en el hemiciclo, tiene buena presentación, aunque no sea necesariamente bueno, como muestra tenemos la reciente “Ley de Consulta Previa”, que concilia a los legisladores con los grupos sociales de las zonas remotas, pero cuyo resultado aún es impredecible; mi impresión es que será obstruccionista a los grandes proyectos, cosa que ahora nadie se atreve a decir.

La presentación para llevar empaquetado a casa y en caja térmica, no es nada desdeñable, pues la receta se elaboró pacientemente en el mismo domicilio donde se degustará, se precocinó en el Ejecutivo y se espera que se cocine a fuego rápido en el Legislativo. En la lista aparece con el sugerente nombre de “gravamen minero” Es un potaje bien promocionado, que ha sido recibido con beneplácito por los ciudadanos, aunque aún no lo conocen a cabalidad, ya veremos cuando lo prueben, presiento que será un fiasco.

Y el delivery ha sido el más propagandizado, como todo despacho a distancia, que se precie. Trajín en los costos de traslado, hasta que se llegó a un precio de lista definitivo; accidente en las pistas, lo que no es nada extraño, la primera franquicia que no haya sufrido accidente con sus motociclistas, que tire la primera piedra. Retrasos, jaleos, demanda masiva, donde ha habido más de un descontento, porque lo entregado no satisfizo las expectativas, lo que hará pensar si es que se sigue dando el servicio.

En definitiva, las formas van cambiando en la casa hacedora de leyes;  de la votación con instrucciones por beeper de los años 90; a la de otorongo no come otorongo, de los 10 primeros años del nuevo siglo y ahora en la era del franchising, sin embargo la producción sigue siendo de calidad dudosa.


Escrito por

César Gutiérrez

El año 1,956 correspondió al fin del llamado “ochenio”, el gobierno de ocho años, del General Manuel Odría y la vuelta a la democracia...


Publicado en