Periodista etíope huye del país tras ser citado en un cable de Wikileaks

Publicado: 2011-09-14

Los temores acerca de la reciente divulgación de los cables sin editar de Wikileaks empiezan a cumplirse. El Comité para la Protección de los Periodistas (CPJ, por sus siglas en inglés) ha informado sobre la huida de un periodista etiope del país, después de que éste fuera citado por su nombre en un cable divulgado por la organización dirigida por Julian Assange.

Los días 5 y 6 de septiembre Argaw Ashine, que así es como se llama el periodista, fue interrogado por funcionarios en la Oficina de Asuntos de Comunicación del Gobierno de Etiopía (GCAO), situada en la capital del país, en relación a la aparición de su nombre en un cable del 26 de octubre de 2009 de la Embajada de los Estados Unidos. En el mismo se hacía referencia a los supuestos planes gubernamentales para silenciar el ahora cerrado Addis Neger, por aquel entonces el periódico lider del país.

Ashine fue convocado de nuevo, esta vez por la policía, el 8 de septiembre. En esta ocasión, durante el interrogatorio se le exigió desvelar su fuente dentro del CGAO, la cual le habría informado sobre los planes de dicha oficina. Si en un plazo de 24 horas el periodista no lo hacía, enfrentaría consecuencias no especificadas. Ese mismo fin de semana, Ashine huyó del país. Ha pedido, por razones de seguridad, que su paradero actual se mantenga en secreto.

Argaw Ashine es un reconocido periodista en su país, presidente de la Asociación de Periodistas Etíopes Ambientalistas, vicepresidente de la Asociación de Corresponsales Extranjeros Etíopes, y corresponsal local del Kenya's Nation Media Group, según el propio CPJ. Ha escrito numerosas investigaciones acerca de comercio local, medio ambiente, y derecho sobre asociaciones cívicas. Su última investigación se centraba en el amplío alcance de la ley anti-terrorista etíope.

"La amenaza inicial que tratamos de advertir mediante escritos sobre los cables de Wikileaks se ha convertido ahora en real. Una referencia en uno de esos cables puede proveer fácilmente a los gobiernos represivos de una perfecta oportunidad para perseguir o castigar a periodistas y activistas", dijo el director ejecutivo de CPJ, Joel Simon. "Wikileaks debe responder por sus acciones y hacer cualquier cosa para reducir el riesgo para los periodistas nombrados en sus cable. Debe implementar sistemas para asegurar que ese tipo de revelaciones no vuelvan a ocurrir", concluyó Simon.

Para leer el informe completo, aqui.