Defendamos las lomas

Como nos llevaron al Conga no va y los nuevos caminos que debemos andar

Publicado: 2011-12-04

En exclusiva para Lamula.pe, escribe el sociólogo y defensor ambiental, Marco Arana, uno de los protagonistas del conflicto que se mantiene entre el gobierno de Ollanta Humala, la empresa Yanacocha y los pobladores de Celendín que no aceptan la llegada del proyecto Conga a sus tierras.

Un proyecto minero valorado en mas de 4 mil millones de dólares y que ha encendido la polémica entre los que buscan conservar las fuentes de agua y los que buscan el desarrollo económico. ¿Es posible el agua y el oro?.

A continuación el texto:

“Cómo nos llevaron al Conga no va y los nuevos caminos que debemos andar“

Por Marco Arana Zegarra.

La Cajamarca Que Se FUE

Aunque nunca esperamos que así fuera, desde que llegó la minería, Cajamarca se convirtió para los propios cajamarquinos en terreno minado, en muchos sentidos: dejaron de llamarnos en Lima la tierra del queso y la leche para llamarnos, casi sin que nos diéramos cuenta, “región minera”. Nuestra ciudad comenzó a crecer vertiginosamente y a llenarse de gente extraña, las puertas de nuestras casas ya no podían permanecer abiertas y las bicis de los niños nunca más volverían a quedar seguras en la vereda; el hermoso valle fue comenzando a desaparecer para dar paso a mega almacenes, negocios que van desde la venta de maquinaria pesada hasta el prostíbulo clandestino; los ríos en los que chapoteábamos cuando niños y en los que terminábamos pescando charcoquitas[1] y bagrecitos no existen más, y no solo porque la mina terminó con las fuentes naturales que dejaron agónicos los ríos Mashcón y Chonta, sino porque la poco agua que queda, entre los grifos, las mototaxis y la propia municipalidad que hasta ahora no trata bien las aguas servidas les dan, cada día, un nuevo tiro de gracia. Y si tienes prisa, en la aún pequeña ciudad, no se te ocurra entrar en horario punta al centro histórico o, mejor dicho, anda en esa hora para respirar tu dosis de modernidad de aire contaminado al estilo Parque Universitario de Lima.

Del Kentucky al Anticucho de Pata de Pollo

Dijeron que la minería traería progreso: inversiones, trabajo, negocios, etc, etc. Y nadie duda que algunos “beneficios” llegaron: más acero y cemento, más vehículos, más vuelos aéreos, restaurantes y hoteles más caros (aquellos para los pobres prácticamente desaparecieron), tiendas de todo tipo y hasta con escaleras eléctricas para no tener nada que “envidiar a las grandes capitales del mundo” cómo dijeron en la inauguración del centro comercial El Quinde. Y así estamos, también modernizados con un pequeño porcentaje de la población, cada vez más creciente, enganchada al negocio de las tarjetas de crédito que se usan hasta para comprar dos rollos de papel higiénico y medio kilo de pollo, aguardando el magro sueldo para que te descuenten en el mundo feliz de la ciudad que tiene la mina de oro más grande del mundo! Poco importa si a la salida del centro comercial compites por subirte a la insegura mototaxi o alejarte un poquito a pie para embutirte dos anticuchos de pata de pollo y tu rico plato de frito con cebiche de a sol cincuenta porque para más no alcanza, mientras dentro del Quinde los que pueden compran su helado de a cinco lucas. Para qué tener en cuenta que a unas cuadras no más te hallas con decenas de niños que hasta pasadas las diez de la noche te suplican compres “chiclecito o caramelitos” o “le limpio las lunas de su camionetaza mister” y te sientes más, que has triunfado. Así es la vida, “el que tira, tira y el que no mira” o, como me dijo Fernando Rospigliosi en la entrevista de Jaime de Althaus, eso no es culpa de la mina, y así es, pues “unos ganan otros pierden” a lo que han añadido otros periodistas, “formadores de opinión”, de los grandes medios: “no sean envidiosos” o como seguramente me dirán en las redes sociales, por escribir estas líneas: “cura de mierda, siembra el amor, no la envidia. Fracasado!”

Pero qué va, la cosa no es tan mala! Los centros comerciales son los de “mayor integración social y de igualamiento”, como decía uno de mis profes de la PUCP. Allí todos se encuentran y pueden verse (no tocarse claro, ni menos entrar al Long Horn ni a chatear al Starbucks con su netbook) y, en Cajamarca, como nos dijo una vez uno de los dueños de la mina, “los que no puedan comprar podrán ir a divertirse paseando en la escalera eléctrica, los niños gozan!”… Y muchos piensan: ya llegará la hora, hay que tener tu varita para irte a trabajar en la mina.

Pero mientras el paraíso del mercado moderno se ha ido instalando no solo en el territorio, sino en el subconsciente colectivo, terribles cambios han ido ocurriendo en las montañas que rodean la ciudad que se moderniza acelera y caóticamente, la que ha llegado a tener letreros al estilo del viejo oeste: “si paras, hay orden de disparar, propiedad privada” y no es broma, así están las cosas en la Cajamarca que se ha ido y que se resiste a ir.

La Minería Limpia y Responsable

Subiendo a la colina de Santa Apolonia (la patrona del dolor de muelas) se puede divisar cómo avanza el zarpazo de la mina sobre la cadena de montañas que le dieron a este valle el clima bueno que permitió que tengamos uno de los valles más hermosos de los andes del Perú. La minera Yanacocha llegó el año 1993 pregonando “minería limpia y ecológica”. Así nos la vendieron. Al cabo de unos años la tecnología de punta había perforado miles de kilómetros en el corazón de la tierra y, cuando comenzaron a operar, varias lagunas fueron convertidas en los tajos abiertos que extendieron partida de defunción a la laguna Yanacocha, San José, Maqui Maqui, Patos y Corazón. Las aguas subterráneas que afloraban en los tajos comenzaron a ser bombeadas, mientras que otras, acaso huyendo de la dinamita y las palas que la amenazan de muerte se refundieron tierra adentro como lo acredita el EIA de La Quinua. Los cursos de las quebradas y de los ríos fueron alterados, decenas de manantiales desaparecieron, las otrora límpidas aguas de los canales y manantiales comenzaron a emitir fétidos olores y los cambios en la coloración sea rojizo, anaranjado, verduzcas  o blancas (cuando les meten cal y cloro para acelerar la degradación del cianuro)  comenzaron a ser denunciadas frecuentemente por quienes hoy son llamados en la gran prensa limeña “ignorantes, manipulados, electarados y enemigos del desarrollo” y acusados, con sorna, de ser lo que más ensucian las aguas “con su pilita y sus caquitas” o de ser los minifundistas más depredadores que la gran minería como sostiene un sociólogo venido a menos que sin embargo ha tenido eco en la gran prensa defensora de la mina en Lima. Los innumerables sucesos de muerte de truchas por contaminación con mercurio acreditados por la Dirección Regional de Pesquería, la presencia de metales pesados en canales comprobados por el monitoreo del ombusdman del Banco Mundial, las fugas de cianuro demostradas por la evaluación ambiental de Ingetec,

A la beatificada “tecnología de punta”, le han añadido la canonizada “responsabilidad social empresarial”. No hay entonces por qué preocuparse. Todo solo puede ser mejor. Los cajamarquinos que nos movilizamos y defendemos las aguas y los derechos humanos de las campesinos que han sido denunciados, reprimidos y judicializados somos unos desagradecidos. Otros que evidentemente se hallan ligados, de algún modo a los beneficios que les ha traído la minería puede afirmar entonces que “No éramos nada antes de que la mina llegara y si se paraliza Conga, los cajamarquinos volveremos a ser los pobres de mierda que éramos”. Por eso, en estos días de protestas ciudadanas pacíficas para defender las aguas de las lagunas Azul, Mala, Perol, Chaillaguón para que no sean destruidas como las anteriores, los defensores del crecimiento, la inversión y el progreso piden a gritos que mejor se decrete el estado de emergencia y se restablece el estado de su derecho, y no haya tantos miles de manipulados y extremistas radicales que se opongan a la bendición minera que a Cajamarca le ha tocado. Se olvida el crimen ambiental que Yanacocha y sus socios cometieron con los campesinos de San, Juan Choropampa y Magdalena que siguen clamando con dolor una solución hasta hoy. Se olvidan que el mismo gerente que aparece con carita de arrepentido para las cámaras de TV en los grandes medios de Lima; es el mismo que dirigía la mina durante los más graves conflictos sociales que han convulsionado la apacible Cajamarca: 2000: Choropampa; 2001: Tembladera con paro de pescadores del Gallito Ciego por derrame de cianuro; 2002: Cajamarca (con incendio de uno de sus locales en la ciudad); 2003: campesinos de Bambamarca que denunciaban contaminación en el Llaucano (con toma de 3 días de la ciudad de Cajamarca; 2004: Quilish; 2006: Combayo (con el primer muerto a disparo de fúsil) y operativo de espionaje y amenazas descubierto y denunciado ampliamente; 2007: Porcón (con más de 30 campesinos denunciados); 2009: Quishuar; 2010: Totoracocha (con pedido de sanciones impuesta por la OEFA); y ahora en el 2011 en que la población dice No a Conga, Conga inviable y no está dispuesta a que una nueva historia de violaciones de derechos humanos y de destrucción de aguas se instale en las cabeceras de cinco nuevas cuencas.

Tienen Ojos y no Ven, Tienen Oídos y No Oyen: El Conflicto se Pudo Evitar

El conflicto de Conga no lo comenzó el pueblo de Cajamarca y sus autoridades que ahora son denigradas. Fue un Estado débil, corrupto, obnubilado por las metas de crecimiento, sin importarle a quien ambientalmente y socialmente afecte, y la acción de una empresa minera con desempeños delincuenciales los que han llevado a mi región a una nueva convulsión social.

Los cajamarquinos buscamos hasta el cansancio mostrar que el proyecto minero Conga no debía ir. El año 2004, la alcaldía provincial de Celendín promulgó la ordenanza 020 por la cual se protegía las lagunas que hoy quiere desaparecer el proyecto minero Conga. El 05 de abril del año 2005, un conjunto de autoridades de La Encañada presentaron al Director General de Asuntos Ambientales Mineros del MINEM un memorial donde pedían que se declare inviable el proyecto de exploración Conga. El 2010 el Gobierno Regional de Cajamarca emitió la ordenanza regional de zonificación ecológica y económica por el cual la zona de las lagunas se identificaba como de alta vulnerabilidad ecológica y se sentaban las bases para declararla como zona de conservación.

El año 2011 el gobierno regional volvió a emitir una ordenanza que declaraba de interés público regional la conservación y protección de las cuencas entre las que se incluía las que ahora son zona de disputa. En Agosto de 2011, diversas organizaciones sociales y ambientales solicitaron al Ministerio del Ambiente que revisara el EIA de Minas Conga. Pero nadie oyó, y luego tienen el descaro de decir que todo iba bien hasta que todo fue aprobado y fue electo el presidente Humala a quien también, con cierta razón, se le quiere echar la culpa de todo el conflicto. Pero no es así, aunque las decenas de “expertos” que han aparecido en Lima se sientan con autoridad para opinar sobre todo y sobre todos, menos sobre lo que realmente sembró esta minera y ahora, con sobradas razones, cosecha: el rechazo de la inmensa población de la región.

El conflicto de Conga se pudo evitar. Lo dije, lo escribí y en estos últimos días hasta lo hemos gritado en las plazas y calles. El conflicto ya está en las calles y las montañas. Miles de campesinos llevan pernoctando nueve noches en las orillas de sus lagunas. Miles de ciudadanos se movilizan en las calles, aunque en Lima no entiendan que en Cajamarca no existen tanto antimineros, cuando una minera que está contra los cajamarquinos.

¿HAY LUZ AL FINAL DEL TUNEL?

Habiéndonos pasado en Cajamarca todo lo que nos ha pasado con la minería moderna, consideramos que con los actuales marcos jurídicos, con la debilidad del Estado para ejercer serios y creíbles controles, con la corrupción y las violaciones de derechos humanos que están quedando impunes, con las actuales tecnologías mineras modernas, con la ubicación del proyecto minero en cabeceras de cuenca, con la reputación que tiene Yanacocha, con la falta de procesos adecuados de participación ciudadana y consulta, el proyecto minero Conga no Va.

Lo mejor sería que el proyecto sea declarado inviable. La institucionalidad ambiental que tenemos no sirve para seguir impulsando la minería como los gobernantes y empresarios quieren hacer por todo el país. El EIA de Conga adolece de graves vacíos de información y además es de dudosa calidad técnica y científica (como lo han demostrado la evaluación del Minan y el Colegio de Ingenieros de Cajamarca). Por lo demás, se trata de un EIA aprobado bajo el errático mecanismo de conflictos de intereses sectoriales (Minen promueve y él mismo aprueba el EIA y autoriza el inicio de operaciones).

La capacidad del Estado para garantizar que, incluso con EIA bien hecho y bien aprobado, no se va a contaminar es nula, puesto que los estándares de calidad ambiental y los límites permisibles del Perú llevan un atraso de casi 30 años y están lejos de cumplir con estándares internacionales mínimos. Tenemos una OEFA que no tiene capacidad de hacer que se cumplan sus sanciones que, la verdad, son bastante benignas. Fiscalías Ambientales que actúan bajo presión de intereses políticos y económicos (como lo denunció el renunciante coordinador de las fiscalías ambientales), una policía ambiental que está pintada en la pared (a diferencia de la Dinoes que es contratada por las mineras y tiene toda la logística) juzgados ambientales que, aunque nadie lo crea, son inexistentes! Una Procuraduría Ambiental centralizada y con escasos recursos, a lo que se suma las débiles capacidades de los gobiernos regionales y locales para hacer eficiente gestión ambiental. No menos grave es la aún débil conciencia ambiental que se va abriendo paso a pesar del cargamontón y los insultos de una mayoría de prensa nacional ambientalmente irresponsable.

En las actuales condiciones, un proyecto que, como ha afirmado la evaluación del EIA que ha hecho el MINAM va  a transformar “de manera significativa e irreversible la cabecera de cuenca, desapareciendo varios ecosistemas y fragmentando los restantes, de tal manera que los procesos, funciones, interacciones y servicios ambientales serán afectados de manera irreversible” o que, como ha dicho el Colegio de Ingenieros de Cajamarca, tiene un impacto ambiental y específicamente hidrogeológico de tal envergadura que “afectará gravemente a cinco cuencas de tres provincias  perjudicando el acceso al agua en calidad y cantidad para los pobladores y las actividades agrícolas, en un grado mayor al que ya lo ha hecho Yanacocha en sus actuales operaciones” racionalmente no va.

Queda pues encontrar un camino para solucionar por vía de diálogo este conflicto que el pueblo de Cajamarca, insisto, no creó. Veamos si debido a los marcos jurídicos buenos para las empresas mineras y malos para las comunidades, el gobierno puede encontrar una salida para declarar inviable, suspender indefinidamente, o postergar para después este proyecto (como lo ha hecho recientemente el presidente Barack Obama con el oleoducto de Keystone con una inversión mucho mayor a la de Conga, 7 mil millones de US$). El gobierno tiene que encontrar una solución: modificar los marcos jurídicos, mejorar la institucionalidad ambiental, garantizar el proceso de consulta ciudadana, ordenar un nuevo EIA, suspender indefinidamente el proyecto, ordenan una evaluación ambiental independiente de Yanacocha, plantear un plan de remediación de pasivos en Hualgayoc, realizar compromisos para erradicar la minería ilegal en la región, ayudarnos a concluir con los planes de ordenamiento territorial a nivel provincial, destrabar mecanismos de gasto de canon para proyectos productivos sostenibles. Escuchemos pues lo que nos tienen que decir.

Los cajamarquinos movilizados, decimos simplemente Conga No Va! Y si alguna concesión estamos dispuestos a hacer es que la minería sí puede seguirse haciendo en Cajamarca, pero sometida a nuestros proceso de zonificación ecológica y económica, a procesos de consulta ciudadana, a mayor participación en el proceso de toma decisiones de tal modo que la minería se haga allí donde no amenace otras actividades económicas, con mejores prácticas y controles ambientales, con respeto irrestricto de los derechos de sus trabajadores y con mejor uso de los recursos provenientes del canon minero de tal modo que se garantice que cuando las actividades mineras terminen, no vamos a pasar a hacer parte de la larga lista de ghost towns existentes en el mundo: abandonados, pobres y contaminados. Por eso, aunque en Lima nos insulten, valoren en algo que la lucha ambiental cajamarquina no ha reclamado, porque ya no podemos dar marcha atrás, que las actuales operaciones de Yanacocha se cierren, sino que se hagan mejor y comencemos a discutir su plan de cierre de minas para los próximos 7 u 8 años y a la minera Goldfields se le esté diciendo, señores hagan mejor las cosas en Hualgayoc, y a AngloAmerican, veamos en qué condiciones va a ir, si es que va, su importante proyecto minero. Pero aunque les duela a los defensores mediáticos y políticos de santa Yanacocha, así como han estado haciendo no más y, por supuesto, ¡Conga No Va!

MIRAR CON FE Y ESPERANZA DE QUE PODEMOS HACER LAS COSAS MEJOR

Dicen que soy el diablo de las mineras. Fue Yanacocha la que hizo un costoso operativo de espionaje y seguimiento para denominarme así. Cristianamente siento indignación y les perdono y pido a Dios que no se le ocurra que su gente cumpla con sus amenazas de eliminarme, como lo han estado anunciando sus defensores a través de las cuentas del tuiter y otros lo intentaron en el atentado de setiembre en Huancabamba.

Yo nunca me cansaré de creer y trabajar porque nuestro país, nuestra Cajamarca, sea mejor para todos y todas, comenzando porque se haga justicia social y ambiental para los más pobres. Y aunque me indigna que la codicia, la indolencia y la debilidad de nuestras instituciones no esté perjamarca, 2004: Qulishen tambitucionesndolencia hayn imedidohaga justicia para los m mienra qeu ajamarca, 2004: Qulishen tamb permitiendo que se aprendan las lecciones de Choropampa, Tambogrande, Quilish, Majaz, Combayo y Tía María me reafirmo en lo que escribí en octubre de 2004: “Será preciso reconocer que, a la base de la crisis del Quilish, estuvo la afirmación de los derechos ciudadanos, el derecho a la vida, al agua, a un medio ambiente sano y saludable. En definitiva, será preciso reconocer que con dolores de parto en Cajamarca, como antes en Tambogrande, los ciudadanos han comenzado a defender su derecho irrenunciable a gozar de un ambiente saludable, ecológicamente equilibrado y adecuado para el desarrollo de la vida, y asimismo, a la preservación del paisaje y la naturaleza[2] Siendo así, cuando un día las generaciones futuras miren retrospectivamente cómo se defendieron los derechos sociales y económicos y cómo se construyó la democracia y el desarrollo sostenible en el Perú, lo que resultará incomprensible no será la lucha de los ciudadanos cajamarquinos, principalmente campesinos, sino por el contrario, será incomprensible cómo no todos los peruanos entendieron que debían ser todos, incluidos lo mineros, los que debieron luchar por proteger el agua, la vida, el medioambiente.”

[1] “Charcoquitas” un tipo de diminuto pez parecido al pejerrey.

[2] Código del Medio Ambiente y de los Recursos Naturales. Título Preliminar. Acápite I.


Escrito por

La mula

Este es el equipo de la redacción mulera.


Publicado en