HAY QUE REEQUIPAR Y MODERNIZAR LOS INSTITUTOS TECNOLÓGICOS

Publicado: 2012-01-05

Rolando Páucar Jáuregui Físico nuclear

Diario El Peruano.- El debate sobre ciencia y tecnología ha encontrado puntos de coincidencia en torno a temas específicos, como es el caso de la necesidad de un aumento en el presupuesto, invertir en infraestructura e ir en busca de fortalecer los recursos humanos.

Sin embargo, se ha descuidado la situación de las instituciones de educación tecnológica, semillero de futuros soldados para el desarrollo nacional.

Los técnicos también son los excluidos del debate sobre ciencia tecnología e innovación que se viene dando en el país.

Por ejemplo, el Instituto Tecnológico José Pardo, que en su momento tuvo en su dirección a ilustres hombres de ciencia como Pedro Paulet Mostajo y profesores de electricidad como el  físico-matemático Santiago Antúnez de Mayolo, ahora tiene una infraestructura obsoleta y que se cae a pedazos, muchos profesores no especializados y un insignificante presupuesto para investigación y desarrollo.

A pesar de ello, esta institución, así como otras que se encuentran en la misma condición, tiene una alta tasa de colocación de sus egresados en el mundo laboral.

Quienes hablan de innovación y competitividad para generar valor agregado a nuestros productos de exportación, deben ser consecuentes e interpretar la brújula. El norte en la formación de profesionales que necesita nuestro país apunta a que en el mediano y largo plazos las carreras técnicas serán las más requeridas.

La razón para que los técnicos tengan un puesto asegurado en el mercado laboral obedece a que es mucho más fácil incorporar la tecnología a las áreas de producción que a las áreas de servicio. Y así, mientras nos dormimos, la demanda de técnicos empuja a tener que importarlos de otros países. Actualmente de Colombia, Chile y Bolivia, entre otros.

Es preciso fomentar y fortalecer las carreras técnicas y tecnológicas en el país y sobre todo en las zonas rurales, donde para muchos jóvenes que terminan su secundaria, año tras año, es casi imposible acceder a la educación superior, allí es donde se debería ofrecer programas que estén directamente relacionados con las áreas productivas del lugar, formando y cualificando mano de obra experta en los sistemas productivos propios del lugar.

Muchos piensan que estudiar en un instituto tecnológico disminuye sus posibilidades de éxito, quizá esto se deba al profundo arraigo cultural que identifica que solo la educación universitaria brinda cierto estatus social y mayores oportunidades.