consume cannabis

Víctor Sánchez y las perspectivas nucleares pos Fukushima

Publicado: 2012-01-22

En estos tiempos que surgen falsos doctores, los jóvenes merecen conocer a los verdaderos doctores en ciencia y tecnología.

Víctor Sánchez salió de un pequeño pueblo andino de Cajamarca, amante de las matemáticas y la físisca. Buscando aprender más de lo que le ofrecía su pueblito "Agua Blanca" fue a Trujillo y luego a Lima para después buscar más conocimientos en Alemania. Regresó a Perú, pero el poco apoyo que el gobierno daba a la ciencia y la tecnología lo convenció para partir a Alemania. Si regresa a Perú, se dedicará a investigar sobre el uso de nuevas energías para elevar el nivel de vida de su país.

¿Donde realizaste tus estudios primarios y secundarios?

Mis estudios primarios los realicé en un pequeño caserío  llamado Agua Blanca, de la provincial de San Miguel, Departamento de Cajamarca. A solo 73 km del litoral norteño, pero a 2800 m de altura. Lugar precioso  muy cerca a las estrellas; no hay lugar más bello par observar la Vía Láctea en las noches de Agosto. Con 12 años tuve que marcharme a Trujillo, ya que, en Agua Blanca, en los setenta no había escuela secundaria.  En Trujillo estudié en la Gran Unidad Escolar José Faustino Sánchez Carrión del 1972 al 1977. 

¿Recuerdas cómo empezó tu interés por la ciencia y la tecnología?

En primaria siempre me interesé por matemáticas; pero ya en secundaria sí que me interesé por la física, química, matemáticas  creció enormemente, gracias a la forma como mis profesores trasmitían sus conocimientos; todo era tan fácil y claro cuando lo explicaban.  Los libros de física y química los leía por interés y no porque lo debía. Cada capitulo empezaba con la foto y un texto explicando  las contribuciones del científico, los inventos y los idiomas que hablaba. Esto me fascinaba mucho.  Para mi sorpresa nunca encontré en esos libros la foto de un peruano. Este hecho me motivó a indagar por qué es así. Mis profesores me empezaron a explicar y relacionar la ciencia con la economía, la política y educación.  Así, a mediados de los setenta me surgió la idea de salir de Perú a Europa para descubrir si los europeos son más inteligentes que los peruanos, porque en los libros  que leía eran ellos los que mayormente inventaban.

 ¿Entonces, te fuiste a Europa?

Al finalizar la secundaria (diciembre 1977) fui a Lima a estudiar en la UNI, ingenieria mecánica, que empezé en abril del 78. Acostumbrado a los paisajes verdes y limpios de Agua Blanca, las ciudades grandes siempre me parecieron muy sucias, ruidosas y desordenadas. La avenida frente a la UNI estaba llena de basurales y pobrezas.  Esto fortaleció mi decisión de buscar salir de Perú para realizar mis ideas.  Gané una beca integral de la RDA en Julio del  1978 y el 21 de septiembre de 1978 ya estaba aterrizando en Berlín. Estudie alemán en Leipzig y en septiembre de 1979 empezaba  a estudiar ingeniería mecánica en la Universidad Tecnologica de Dresde (TUD).

 ¿Cómo fue tu experiencia de regreso al Perú y tu regreso a Europa?

Tres amigos peruanos estudiábamos  ingeniería mecánica (2) y electrónica (1); pero al enterarnos de que cerca a Lima se estaba construyendo un Centro Nuclear de Investigaciones (Huarangal), inmediatamente nos cambiamos a estudiar energía nuclear.  En 1984 terminamos la carrera y dos empezamos con un doctorado en energía nuclear que culminamos en 1987. Regresé a Perú  en 1988 y empecé a trabajar en IPEN, para el órgano regulador en la fascinante tarea del licenciamiento del reactor nuclear RP-10. Los dos años en Lima fueron técnicamente excelentes, fascinantes y agotadores: Hay muy pocas oportunidades en la vida de un profesional nuclear para participar en la puesta en marcha de un reactor nuclear y en su licenciamiento. Esto me hizo olvidar los sueldos miserables que los científicos de IPEN ganaban esas épocas gracias a la hiperinflación de aquel entonces.  Vivir en Lima y trabajar en IPEN me permitió conocer a mi gente peruana, a la forma de hacer política económica, educativa y científica, así como el significado de gobernar y vivir solo pensando en el corto plazo. 

El reactor ya tenía su licencia para operar, pero no había dinero a corto plazo ni posibilidades de aplicar para financiamiento de proyectos de investigación como los hay en Alemania. Para mí estaba claro, o abandonaba el área nuclear, o regresaba a Alemania. Decidí regresar a la recién unificada Alemania donde tenia ofertas de participar en proyectos de investigación sobre seguridad de reactores.

 ¿Donde trabajas ahora y cuál es tu actividad?

Trabajo en el Karlsruhe Institute of Technology (KIT), una institución nueva en Alemania originada por la fusión de la Universidad de Karlsruhe (UN K) con el Centro de Investigaciones de Karlsruhe (FZK) hace dos años  como consecuencia de la iniciativa del gobierno Alemán de fomentar universidades élites tanto en educación como en investigación. Y el concepto de fundar KIT ganó la competencia dentro de Alemania.  Ahora somos una institución con dos misiones: educación e investigación. En total con cerca de 8000 personas y cerca de 18000 estudiantes.  Trabajo en el Institute of Neutron Physics and Reactor Technology (INR) localizado en el KIT Campus North,  co-dirijo el Grupo de Reactor Physics and Dynamics y  también soy  Jefe de Proyectos “ LWR Methods and Analysis”.  Al mismo tiempo doy clases en KIT Campus South (UNIK)  sobre seguridad nuclear y asesoro estudiantes de maestría y doctorado.  Es decir combino la educación y la investigación. Participo en proyectos nacionales y europeos de investigación  sobre temas relacionados con simulaciones de reactores nucleares para el diseño y la evaluación de seguridad de reactores nucleares. Actualmente soy coordinador del EU Project High Performance Monte Carlo (HPMC). También coopero con la industria nuclear alemana (Westinghouse/Mannheim, EnBW, AREVA/Erlangen) quienes financian temas de investigación y la formación de personal (doctorados).

 ¿Cuáles han sido los cambios que Fukushima ha producido en la tendencia que seguía el desarrollo nuclear?

La industria nuclear es compleja por la estrecha interacción de la técnica con el hombre. Es una área industrial altamente regulada. Pero la regulación legal depende de la mentalidad de cada nacion donde se redacta y practica. Fukushima está cambiando la actitud de las personas involucradas en el área nuclear de todo el mundo para corregir actitudes, armonizar los criterios de seguridad y poner todo su conocimiento para evitar otro accidente en el futuro.  La consecuencia más drástica fue en Alemania: la eliminación de la opción nuclear para generar electricidad en Alemania. Se va a invertir 5 mil millones de euros para lograr la meta de reemplazar la energía nuclear por renovables en los próximos decenios.  En el resto del mundo, la reacción ha sido más cuerda porque la situación económica, industrial, coyuntural, geopolítica etc. de esos países no es comparable a la de Alemania.  En los países asiáticos y del Este, se necesita grandes cantidades de energía para cubrir las demandas futuras de las sociedades tan numeras y en pleno crecimiento de la clase media y de las economías. 

¿Pasa por tu mente regresar al Perú?

Si, siempre, pero no para trabajar en el área nuclear sino en temas más globales de energía y Investigación e innovación y políticas  energéticas para fomentar el crecimiento económico sostenido de Perú. 

¿Algún mensaje a tus colegas del Perú?

Para los ipeanianos, mi saludo y deseo que sigan adelante en la transformación de la investigación y la actitud de la sociedad ante la ciencia, tecnología e innovación.  Para mis compatriotas, que la inteligencia no es monopolio de una nación o sociedad.  Los peruanos tenemos fama de ser muy inventivos, optimistas y, a veces, geniales. Desde Europa se percibe a Perú muy pasivo respecto a  su enlace con Europa para fomentar el intercambio estudiantil, de investigadores, para la transferencia de tecnología.  Hay muchas oportunidades que la Unión Europea ofrece y que se deben de aprovechar. Las universidades peruanas podrían ser mas activas y enlazarse con el mundo para mejorar los curriculos y el nivel de la educación e investigación y finalmente motivar a los estudiantes. 

¿Qué opinas de un eventual ministerio de ciencia y tecnología para el Perú?

La creación de un Ministerio de Ciencia y Tecnología sería un paso consecuente del gobierno para fortalecer la competitividad de las empresas peruanas y así la calidad de vida de todos los peruanos en este mundo globalizado y volver a nuestras raíces. Muchos se han olvidado del saber (know how) de las sociedades andinas, mayas y aztecas. Pero si se mira sin perjuicios las maravillas construidas por las culturas americanas, nos daremos cuenta que ellos si entendían muy bien lo que hacían. De lo contrario Machu Picchu, las pirámides en Tucume, y las  de Chichienitza  en el Jucatán ya se hubiesen desmoronado.


Escrito por

Modesto Montoya

Los fìsicos tratan de dilucidar si existe o no la partícula dios. Buscan saber qué hay más allá de la masa visible y de la energía que puede


Publicado en

Pura Ciencia

Un blog de Modesto Montoya