El dictador Videla asegura que la Iglesia cumplió con su deber

Publicado: 2012-02-17

El represor argentino, Jorge Rafael Videla, actualmente procesado por el robo sistemático de bebés y condenado a dos cadenas perpetuas por crímenes de lesa humanidad, afirmó que "la Iglesia cumplió con su deber, fue prudente y dijo lo que le correspondía decir".

En una entrevista concedida a la revista española Cambio 16, titulada "En Argentina no hay justicia, sino venganza, que es otra cosa bien distinta", el ex dictador argentino (1976-1981), aún hoy se siente orgulloso de haber sido una de las cabezas visibles del periodo histórico más deleznable de la historia reciente de Argentina, con miles de desaparecidos y asesinados por la Junta Militar. Eso sí, agradece el apoyo de la Iglesia.

La Iglesia cumplió con su deber, fue prudente, de tal suerte que dijo lo que le correspondía decir sin que nos creara a nosotros problemas inesperados. Dijo el dictador.

Videla refiere que en más de una oportunidad se hicieron públicos documentos episcopales en donde, a juicio de la Iglesia, se condenaban algunos excesos que se podían estar cometiendo en la guerra contra la subversión, advirtiendo que se corrigieran y se pusiera fin a esos supuestos hechos. Se puso en evidencia de que se debía concluir con esos excesos y punto, pero sin romper relaciones y sin exhibir un carácter violento, sino todo lo contrario. No rompió relaciones, sino que nos emplazó a concluir con esos hechos. Expresó lo que consideraba que no se estaba haciendo bien, porque podía corresponder a su terreno, pero no fue a más. Afirmó Videla.

El ex dictador asegura que su relación con la Iglesia fue excelente, "mantuvimos una relación muy cordial, sincera y abierta. Incluso teníamos a los capellanes castrenses asistiéndonos y nunca se rompió esta relación de colaboración y amistad". Agrega.

"El presidente de la Conferencia Episcopal, cardenal Primatesta, a quien yo había conocido tiempo atrás en Córdoba, tenía fama de progresista, o sea proclive a la izquierda de entonces, pero cuando ocupó su cargo y yo era presidente del país teníamos una relación impecable. Y debo reconocer que llegamos a ser amigos y en el problema del conflicto, de la guerra, también tuvimos grandes coincidencias". Afirma Videla.

"La Iglesia argentina en general, y por suerte, no se dejó llevar por esa tendencia izquierdista y tercermundista, politizada claramente a favor de un bando, de otras iglesias del continente, que sí cayeron en ese juego. No faltó que algún miembro de esa Iglesia argentina entrara en ese juego, pero era una minoría no representativa con respecto al resto", señala.

Refiriéndose a los desaparecidos, el dictador argentino, Jorge Rafael Videla, actualmente procesado por crímenes de lesa humanidad, sostiene que "son siete mil, frente a los 30 mil que reclaman las Madres de Mayo". Asegura que "esa es la realidad".

Videla dice también "Fue un error de nuestra parte aceptar y mantener en el tiempo el término de desaparecido digamos como algo así nebuloso; en toda guerra hay muertos, heridos, lisiados y desaparecidos, es decir, gente que no se sabe dónde está. Esto es así en toda guerra."

Fuente: cambio16.es