la mafia se reacomoda

CHOLO SOY, Y NO ME COMPADEZCAS!

Publicado: 2012-02-19

Como lo he dicho antes, si algo de bueno tiene aquel tan celebrado vals que cantaba Abanto Morales, es su título: "Cholo soy, y no me compadezcas". Lo demás -salvo algún desborde "contestatario"- es indignante: "Déjame en la Puna vivir a mis anchas, / trepar por los cerros detrás de mis cabras, / arando la tierra, tejiendo los ponchos, pastando mis llamas..." No podemos negar que los versos citados son bellos. Sin embargo, ponen de manifiesto un afán de autoexclusión , de arrinconamiento por voluntad propia ("dejame...trepar por los cerros"); como si el cholo debiera asumir como una inapelable y acaso bendita condena, el quedarse en la puna para vivir a sus "anchas". Lo otro -la ciudad, el progreso, etc.- es o debiera ser -según de infiere de la canción (originalmente poema)- para aquellos que dicen "que el cholo es sin alma/ y que es como piedra, sin voz ni palabra". Probablemente la intención del autor y, claro, también de nuestro querido "cantor del pueblo", haya sido dar una respuesta contundente y sólida ante el maltrato secular que ha sufrido la gente del ande. Lo que ha logrado, ello no obstante, es todo lo contrario: una suerte de reafirmación del maltrato y una acentuación del complejo de inferioridad. Si un costeño desubicado le grita a un andino: "serrano, vete a tu puna", tal vez esté adoptando una postura de agresión digamos "racista" y discriminadora. Pero eso mismo, esta vez desde el agredido, expresa el poema del argentino Boris Elkin que en nuestro país hizo famoso, casi como un himno reivindicatorio, don Luis Abanto Morales; si el uno dice "vete a tu puna", el otro insiste: "déjame en mi puna". Por eso, repito, lo único bueno de esta canción es su título: "Cholo soy, y no me compadezcas".


Escrito por

Bernardo Rafael Alvarez

Bernardo Rafael Álvarez. Escritor y poeta. Abogado. Consultor en temas idiomáticos.


Publicado en

Bernardo Rafael Álvarez

Otro blog más de Lamula.pe