no cree en los 'boticarios'

Luanna Pérez-Garreaud: Una diseñadora de exportación

Publicado: 2012-05-22

Auténtica, desenfadada e innovadora. Así se podría describir a Luanna Pérez-Garreaud, una diseñadora de modas, que con tan solo 21 años se está abriendo un espacio en el competitivo mundo de la moda.  Luego de ser finalista en un concurso internacional, ahora estudia en Nueva York y mantiene un blog que tiene más de cuarenta mil seguidores. No es una consagrada, lo mejor de su vida, está por venir.

Desde Nueva York, la ciudad que recorre a diario, esta joven diseñadora limeña cuenta su nueva vida en la Gran Manzana. Hoy estudia Industria de la Moda en Fashion Institute of Technology. Día tras día ella se va abriendo un camino en un mercado difícil. Todo empezó cuando se propuso compartir su curiosidad por la moda en un blog. Lo llamó Le happy. De pronto muchos descubrieron la originalidad de sus ideas y de sus propuestas. En diciembre de 2011 fue elegida una de las cinco finalistas del concurso que busca a la nueva Itgirl de Mango, la reconocida marca española. Hoy Le Happy, su blog inconfundible, inimitable, tiene más de 42 mil seguidores.

Luana es una chica tierna y sencilla, aunque su apariencia rebelde y su estilo gótico, rockero y gitano a lo mejor indican lo contrario. Le molesta la falta de expresión de los peruanos. “La gente debe de tomar riesgos”, confiesa, riesgos como los que ella toma todos los días al transformar prendas de segunda mano en diseños propios.

Luanna, aficionada al café y la cultura griega, también usa su creatividad para la literatura. “Encuentro irresistible el proceso creativo de escribir poesía e historias”, me cuenta. Antes de mudarse a Nueva York, Lua, como la llaman sus amigos, pasó dos años en la Universidad Católica. Quería estudiar literatura, pero solo terminó estudios generales. Pudo más su fascinación por la moda. Según ella, siempre quiso dedicarse al diseño. Cuando terminó el colegio decidió postergar este sueño para darle la oportunidad a su romance con las letras. Hoy esas dos pasiones conviven en ella.

La moda estuvo presente en su vida desde sus años de infancia. De pequeña le gustaba imponer su estilo: mezclaba prendas y hacía combinaciones originales. Siempre fuera de lo común, siempre diferenciándose de lo que otras niñas de su edad usaban. “Me gustaba encerrarme en mi cuarto para vestirme YO sola y salir con algo armado”, recuerda.

“La moda es el modo de expresión más auténtico, creo yo”

Para Luanna la moda no es solo un medio de expresión que la ayuda a explorarse como diseñadora y a cuestionar los cánones de la moda tradicional -aquellos que dictan las grandes marcas-, también es una ventana para ver más allá de Lima, para descubrir nuevas oportunidades en otras ciudades. “Es el instrumento perfecto para explorar la creatividad todos los días”, comenta.

Su creatividad no se limita a un estilo definido. Por eso combina prendas y arma diseños propios. A su trabajo se le ha puesto varias etiquetas para definirlo: gótico, rockero, bohemio... Ella dice inspirarse en las tendencias que marcaron los ochentas y los noventas, en las pinturas de la época medieval y en los comics. Pero esta mujer también se nutre de la observación cotidiana. Cada mañana se detiene a mirar la variopinta vestimenta de la fauna nuevayorkina, contempla a los ancianos en las calles, y a todo aquel que desfila por esa pasarela que ella imagina mientras camina sobre el asfalto de los suburbios.

La originalidad no solo está en sus diseños, también en la manera cómo ella trabaja. Luanna busca prendas de segunda mano para reciclarlas. Lo que queda es un producto único, irremplazable. En Lima, ella hacía shopping en la avenida Grau o en los mercadillos de Surquillo. “Era un deleite mirar con ojos de transformación y combinación las prendas que estaban allí”, recuerda.

La feliz (Le happy)

Luanna ama su libertad y sigue sin miedo sus instintos. Su postura inspira a las seguidoras de Le happy. La idea nació a partir de Lookbook, una plataforma online frecuentada por miles de jóvenes alrededor del mundo para intercambiar opiniones y looks. “Me gustaba mucho esta página así que decidí compartir mis looks”, recuerda Luanna. Vincularse a Lookbook fue una manera de convencerse. Lo que hacía estaba bien, valía la pena. Los comentarios que recibía a diario lograron abrirle los ojos y descubrirle el mundo de la moda, un mundo al que ella ya pertenecía sin darse cuenta.

Este blog fue su puerta de ingreso a la moda internacional. La razón por la cual logró ser la única peruana ubicada dentro de las cinco finalistas del concurso convocado por Mango, la reconocida marca de ropa española. Luanna no ganó el concurso, pero se llevó una de las mejores experiencias de su vida. Viajó a Barcelona y se posicionó como un talento emergente. “Este concurso me confirmó que esto era lo mío”, dice con convicción.

Hoy, todo este esfuerzo por innovar la industria de la moda está dando sus frutos y se puede ver reflejado en el número de seguidores que tiene Le happy (42,000 en Lookbook, 11,345 en Facebook y 3,163 en bloglovin). Con los días los y las seguidoras aumentan. ¿Quién no está cansado de ver lo mismo en las revistas, las pasaleras y la televisión? Luanna nos ofrece esa nueva mirada a la moda, nos inspira a vestirnos pensando primero en sentirnos cómodos, ya seamos hippies, vintage, old-fashioned o rebeldes, como ella.

Como ella dice: “Cada día es una nueva oportunidad para hacer que tu vida valga la pena”.


Escrito por

Brenda Ramos Rojas

Estudiante de Periodismo de la Pontificia Universidad Católica del Perú. Interesada en los conflictos y movimientos sociales. Amante del chocolate, café y los gatos. Redactora de LaMula.pe.


Publicado en

brendaramos

Otro sitio más de Lamula.pe