¿Población manipulada?

Publicado: 2012-06-06

Hay en el Perú un sector de la población desgraciadamente ignorante de las necesidades del país y fácilmente manipulable por dirigentes incapaces y oportunistas.

Pero ese sector, queridos lectores, a pesar de lo que Uds. han leído, no está en las provincias de Espinar, en el Cusco; o a las orillas del río Porcón, en Cajamarca.

Está en algunos distritos de clase media de Lima, a las orillas del río Rímac.

Consideremos por un instante quién es más fácilmente manipulable: un sector social bombardeado 24 horas al día por una prensa  mediocre, como ocurre en la capital; o personas que se han ganado la ciudadanía a pulso, a lo largo de décadas de organización y autoeducación.

Pensemos quién sabe más acerca de lo que le conviene: un comprador de supermercado que compra sin otra guía que la publicidad engañosa; o un productor agrícola que conoce perfectamente los ciclos de la tierra y el agua, la salud de sus animales y el crecimiento de las plantas.

¿Quién es más mangoneado, los que aceptan el maltrato de las empresas como si fuera el clima; o los que se organizan para responder? ¿Ustedes se imaginan qué haría Telefónica si sus usuarios tuvieran la capacidad de movilización de Espinar? ¿Ustedes se imaginan qué pasaría con las empresas de combi si sus usuarios tuvieran la firmeza de Cajamarca? Si nuestra clase media capitalina descubriese que el agua que toman sus hijos tiene de 5 a 10 veces el límite permisible de arsénico, ¿qué dirigente creen Uds. que buscaría para organizar su protesta? ¿Un correveidile del gobierno, o un alcalde cusqueño?

Las comunidades de las Provincias Altas del Cusco han sido por décadas la base más disciplinada de la Confederación Campesina del Perú, una de las organizaciones sociales más importantes del país. Los ronderos cajamarquinos han sido autoridad donde el Estado no ha llegado o no ha querido llegar, igualmente, por décadas. ¿Acaso es creíble que estos ciudadanos son “bandadas de manipulados” que se dejan llevar por el primer oportunista que pasa?

¿Si se tratase de “ignorantes violentos” como dice Aldo Mariátegui, por qué fueron estas dos regiones islas de resistencia que Sendero nunca pudo tomar, como era su táctica, a punta de asesinar dirigentes? ¿Acaso ya olvidamos que los ciudadanos de las zonas rurales se jugaban la vida para votar en los años de la violencia, al mismo tiempo que en Lima nos quejábamos de las multas y hacíamos lo imposible para no mancharnos con la tinta indeleble? Las poblaciones campesinas y rurales de las Provincias Altas del Cusco y de Cajamarca tienen una experiencia cívica –esto es, de demanda y ejercicio de derechos- que haría sonrojar al más republicano de los demócratas capitalinos.

Si se trata de hablar de dirigentes oportunistas, justificadores y azuzadores de violencia, haríamos mejor en mirar hacia el país oficial, con sus Alcortas y Cuculizas, antes que tirar la primera piedra en dirección de Gregorio Santos o de Oscar Mollohuanca; habría que recordar a Alan García actuando como si la Amazonía fuese un espacio vacío, o a Valdés pretendiendo mangonear a los representantes cajamarquinos como si estuviera en un cuartel.

Son esos agitadores de derecha los que, en el colmo de la soberbia, pretenden deslegitimar la demanda de las regiones como supuesta avaricia. “Quieren más plata, porcentajes más altos, qué se han creído, se avivaron”, dicen quienes reciben la mayoría de la renta nacional, gozan de los mejores servicios y aún así quieren más.

Lo más triste, sin embargo, no es la ignorancia de la población expuesta a la televisión limeña con sus Valenzuelas y Hudtwalckers.  Lo verdaderamente preocupante es esa noción de “ellos y nosotros” en la que se tiende a caer en Lima, suponiendo que las protestas regionales representan intereses de grupo y nada más. Lo aterrorizante es condenar la violencia sólo cuando hay un bloqueo de carreteras, y luego mirar para otro lado cuando la policía dispara a matar.

De hecho, me disculpo por adelantado, si al hacer este paralelo irónico doy pie a una lógica de polos opuestos. Porque, en puridad, lo que está ocurriendo ahora en el país no debería agudizar la polarización entre Lima y las regiones, sino presentar una oportunidad dorada para tender un puente. Las protestas regionales son una oportunidad, y nos competen a todos, porque se refieren a nuestros derechos. Quienes menos tienen están reclamando por un trato justo para  todos los que interactúan con una empresa que se comporta como si fuera un enclave. Hay mucho más en común entre el usuario de Telefónica, el deudor del BCP y la contraparte de Xstrata que entre cualquiera de ellos y los directorios de los grupos empresariales que manejan la minería, la banca y las comunicaciones.

Al final, toda manipulación tiene un límite: es el que pone cada uno, en el diálogo con sus vecinos, con sus compañeros de trabajo, con sus amigos. Esa capacidad de asociación y solidaridad, ya sea de larga data como la de Cusco y Cajamarca, o más reciente, es la mejor resistencia, y la ruta más segura para construir ciudadanía.

Fuente de la imagen