VacúnateYa!

Declaraciones y pruebas sobre la muerte César Medina (16 años) en Celendín

Publicado: 2012-07-07

Cuando la versión oficial e inicial sobre la tragedia del 03 de julio en la provincia de Celendín consignaba que: “una turba, en forma delincuencial, intentó ingresar e incendiar los locales de la Municipalidad y la Gobernación. Y la policía, cumpliendo su labor, repelió a la turba y se produjo la confrontación que dejó como saldo dos policías heridos (suboficiales) y tres miembros del ejército peruano (un sargento y dos cabos), además de veinte heridos civiles por municiones de goma, y tres fallecidos en circunstancias a investigar”; y algunas versiones en la prensa señalaban que los manifestantes se hirieron entre sí y que el adolescente cayó víctima de una pedrada de los propios “revoltosos”, en Celendín una familia muy pobre lloraba la perdida de un menor de edad.

Según el informe del director del Ministerio de Salud, Carlos Chávez Silva, reseñado en el diario La República, el fallecido José Faustino Silva Sánchez presentó un impacto de bala en la región occipital, el obrero José Eleuterio Rodríguez Rojas una herida de bala en la región pectoral derecha, y el estudiante menor de edad, César Medina Aguilar, murió de un impacto en el cráneo.

Lo que fue confirmado por el director regional de Salud de Cajamarca, Reinaldo Núñez Campos, que en conferencia de prensa expresó: “Es lamentable que se quiera mentir a la población cajamarquina y peruana sobre los tres muertos en Celendín, porque hay resultados de los profesionales que atendieron a estas personas que demuestran fehacientemente que murieron por impactos de bala. Los resultados son contundentes y determinan que fueron armas letales las utilizadas, ya que un perdigón por más contundencia que tenga no puede llegar a hacer el daño que sufrieron estas personas. En protestas anteriores se atendieron a personas con heridas de perdigones que en el peor de los casos solo se introdujeron dos centímetros”.

La señora Maximila Aguilar Vásquez, de 41 años de edad, madre del adolescente fallecido en Celendín, manifestó que su hijo César Medina Aguilar no cumplía si quiera los 17 años, y tenía en realidad 16, y estaba en quinto de secundaria siendo el primer puesto de su clase.

El menor de edad, identificado con DNI amarillo 76561656, nació el 9 de julio de 1995. Doña Maximila, madre soltera que padece de epilepsia y vive en una casa alquilada de escasísimos recursos con sus otros tres hijos, dio un testimonio en medio de un conmovedor llanto: “Me hubiese quitado con él. Mi hijo ha sido bien noble y ha estado pasando con su mochila por ahí a recoger el cuaderno de su amigo y ahí le han dado su balazo, le ha caído en la sien y lo matan a mi hijo. Él ha sido mi hijito el mayor. Quiero que se haga justicia para un muchacho inocente, mi hijo no ha sido callejero ni malo con nadie, y ahora dónde lo tenga diosito en sus manos, en su presencia. Me lo mataron, me lo quitaron, me lo llevaron como si hubiese sido cualquier cosa”.

En otra parte de su declaración, no incluida en el video, revela: “Siempre me decía que hay que luchar por el agua, si no nos vamos a tener que ir lejos”.

A continuación los protocólos de necropsia que demuestran la verdad:


Escrito por


Publicado en

hotel de paso

lee y avanza