¿A favor o en contra? TPP, un acuerdo que trae cola

Publicado: 2013-05-07

El Acuerdo de Asociación Transpacífico (TPP, por sus siglas en inglés) ) celebrará  su décimo séptima ronda de negociaciones del 15 al 24 de mayo en Lima rodeado de críticas por parte de diferentes sectores de la sociedad civil.

El TPP es un tratado de libre comercio que busca la integración de las economías y mercados de los países de la región del Asia-Pacífico, y que, además abarca aspectos como la protección de la inversión y de la propiedad intelectual. Los signatarios originales del acuerdo fueron Brunéi, Chile, Nueva Zelanda y Singapur, el 3 de junio de 2005, y Australia, Estados Unidos, Japón, Malasia, Perú, Vietnam, Canadá y México, están en negociaciones para entrar al grupo.

Según informa Andina, la Sociedad de Comercio Exterior del Perú (ComexPerú) indicó que el TPP ampliará el acceso a los mercados para los productos peruanos, promoverá la diversificación de las exportaciones y facilitará el comercio. Además, señaló que el acuerdo es una gran oportunidad para Perú ya que garantizará la consolidación de su presencia en los dinámicos mercados del Asia Pacífico, pactando preferencias comerciales con países como Australia, Brunéi, Malasia, Nueva Zelanda o Vietnam.

El TPP es una iniciativa amplia y ambiciosa, y representa un Producto Bruto Interno (PBI) combinado entre sus miembros de aproximadamente 21 billones de dólares, así como un bloque que exporta al mundo bienes y servicios por un monto de 4.4 billones de dólares. El objetivo primordial del TPP, es construir un acuerdo comercial que sea aprovechado por cada vez más emprendedores, y de alta calidad que sea soporte para el crecimiento económico, el desarrollo y la generación de empleo de los países miembros, sostiene ComexPerú.

Sin embargo, existen críticas ante la posibilidad de dar luz verde al acuerdo. A pesar de que la actitud del actual gobierno es positiva a la firma tratado, no ha dejado de haber ciertas discrepancias. En octubre del año pasado, José Luis Silva, Ministro de Comercio Exterior y Turismo, declaraba que la decisión del gobierno era de no aceptar las pretensiones de EE.UU. de extender las patentes de medicamentos en las negociaciones del TPP. Sin embargo las negociaciones prosiguen y no se ha vuelto a saber del tema de los medicamentos ni de algún entrampamiento al respecto.

Además, algunos sectores de la sociedad civil se oponen a su aceptación. En 2011 con ocasión de la novena ronda de negociaciones en Lima se realizó un plantón de protesta frente al hotel donde se desarrollaron las negociaciones. La protesta fue coordinada por organizaciones peruanas y extranjeras que creen que el acuerdo de “libre comercio” protegería aún más a las corporaciones farmacéuticas y perjudicaría la salud pública.

Por su parte, la organización RedGe plantea al Mincetur rechazar la propuesta de EEUU de ampliar las patentes de los medicamentos, además de recordar la necesidad de incluir el cuidado ambiental.  Alejandra Alayza, coordinadora ejecutiva de la organización RedGe, afirma que EEUU pretende que la protección de patentes se amplíe por 20 años “y este interés ha sido expresado durante todas las rondas de negociaciones del Acuerdo Transpacífico (TPP por sus siglas en inglés)”, señala.

También afirma que, según un reporte de la organización Médicos sin Fronteras, Estados Unidos tiene una estrategia agresiva de negociación a tal punto que pide que si un país se demora en reconocer las patentes de sus medicamentos tendrá que compensar a la empresa de este sector con cinco años más de protección. “Esto es algo que el Perú no puede aceptar, porque significaría impedir que el ciudadano común tenga acceso a los medicamentos”, afirma.

Por su parte, Carlos García, gerente de Comercio Exterior de la Cámara de Comercio de Lima, afirma que el cuidado medioambiental muchas veces escapa, incluso, a la normativade la OMC. Por ello, es en el marco de la negociación multilateral donde el país debe hilar fino en las propuestas que acepta: “Por un lado el país necesita crecer y para ello tiene que atraer inversiones, pero también debe asegurarse de que estas inversiones cuiden el medio ambiente”, afirma García.

Con información de Andina, Global Voices y nonegocialbe.pe