Yo me quedo en casa

La pena de muerte no es el camino

Editorial Noticias SER

Publicado: 2014-02-20

El condenable asesinato del hijo del alcalde de San Juan de Lurigancho, Carlos Burgos Gonzáles, no solo ha generado el rechazo de la población sino que ha vuelto a poner sobre el tapete el problema de la violencia en las calles y la falta de seguridad ciudadana. Ante ello, el ex presidente Alan García no ha tenido mejor idea que volver a plantear la necesidad de que se ponga nuevamente en vigencia la pena de muerte en nuestro país. 

Como es conocido, la pena de muerte existe en nuestro ordenamiento legal solo para los casos de traición a la patria en caso de guerra exterior y para el terrorismo, aunque en este último caso el mandato de la Constitución de 1993 nunca se puso en vigencia. Aunque a lo largo de todo el período de la violencia política en nuestro país y como parte de la estrategia contrasubversiva del Estado se ejecutaron extrajudicialmente a miles de peruanos y peruanas durante los gobiernos de Belaunde, García y Fujimori.

Sin duda, la propuesta del ex presidente García busca aprovechar una coyuntura sensible y dolorosa como es el asesinato de un joven ciudadano, señalando que “el que mata de esta manera no creo que merezca ante Dios la vida”, erigiéndose de ese modo como un supremo juez que está por encima del bien y del mal, como suele hacer con otros temas de la realidad nacional. Pero además mostrando que para García la medida solo tiene como función la sanción y el castigo, olvidando que la justicia no tiene como finalidad la venganza de la sociedad sobre el delincuente y que además debe brindar la posibilidad de la resocialización, sobre lo cual poco o nada hizo el gobierno aprista salvo emitir los ya famosos ‘narcoindultos’.

En Noticias SER consideramos que toda propuesta a favor de la reinstauración de la pena de muerte debe ser rechazada categóricamente, como ocurre en muchos lugares del mundo. Ya que volver a ella coloca a la sociedad y al Estado en la misma posición de quienes cometen crímenes, olvidando que el fin supremo de este es la persona. Asimismo, creemos que es urgente e imprescindible que el gobierno del presidente Humala enfrente a la delincuencia y el sicariato con algo más que palabras y discursos que se los lleva el viento.


Escrito por

noticiasser

Una publicación de la Asociación SER


Publicado en

El blog de Noticias SER

Otro sitio más de Lamula.pe