respeta a los maestros

Sonia Goldenberg: "Siguiendo a Kina va a romper los estereotipos sobre el mundo aymara"

La directora y la protagonista del documental que retrata cómo el campeonato mundial de Kina Malpartida contagió a distintas jóvenes del país explican por qué los puños son una parte importante también en el cuerpo de las mujeres. 

Publicado: 2015-08-10

El 22 de febrero de 2009 el Perú despertó con una nueva campeona mundial. Un día antes, sin que nadie lo supiera, Kina Malpartida se había hecho con el título de la Asociación Mundial de Boxeo al ganarle por nocaut a la estadounidense Maureen Shea. El país tenía una nueva heroína.  

Con esa noticia, Alicia Ponce, en Tunquipa, Puno, a 5 mil metros de altura, cayó en la cuenta de que, después del karate y el kung fu, el box también podía ser lo suyo. Años más tarde, en Lima, después de escalar desde la liga distrital a la nacional, a los ojos de la periodista Sonia Goldenberg, Ponce se transformó en el reflejo de un fenómeno: el contagio de la gloria. Siguiendo a Kina, el cuarto documental de Goldenberg, ahonda ahí, en la estela de inspiración que puede dejar un ícono. En la admiración que Kina dejó en Ponce y también en Anita Ponte, boxeadora de Los Barracones del Callao.

Cuando la directora y una de las protagonistas hablan del trabajo conseguido, hablan sobre cómo la vida, el box y los documentales se parecen tanto: «Al inicio tienes la película que imaginas y al final tienes la película que has filmado», dice la directora. «Siempre va a haber otra oportunidad, otra pelea. No será con los puños, pero sí en tu vida diaria», dice Ponce.


El documental gira en torno en dos boxeadoras que, tras el campeonato mundial logrado por Kina Malpartida, deciden dedicarse al box. ¿Cómo nace la idea de buscar estos personajes y hacer un documental?
SG: Kina es el detonante de la historia porque fue un momento muy especial. Todo el país estuvo fascinado con ella y eso tuvo un tremendo impacto. Pero mientras los reflectores estaban sobre ella descubrí, en una de las defensas del título de Kina, que había un campeonato amateur de boxeo femenino y que ahí habían como treinta jóvenes de distintas partes del país. Ahí conocí a Alicia.
¿Qué fue lo que te convenció de Alicia para hacerla uno de los personajes principales?
SG: Fue una decisión muy rápida. La vi subir al ring y pelear con una bravura y valentía que me impresionó contra una limeña que le llevaba como seis cabezas. Cuando la conozco a Alicia nace la idea de la película porque vi que ahí había una historia. Como antropóloga siempre había querido conocer el mundo aymara a través de un personaje nada convencional y creo que ella va a romper todos los estereotipos que tenemos en la cabeza sobre el mundo aymara.
Alicia, ¿qué recuerdas del título mundial logrado por Kina Malpartida?
AP: Fue un boom en Puno, más que todo para el género femenino porque el box se creía más para los varones. Que ganara una mujer era increíble para nosotras porque en la zona aymara se vive mucho el machismo. En ese momento se hicieron convocatorias y me pregunté por qué no. Teníamos las cualidades, el físico y a mí me gusta el deporte de contacto. Me metí a prácticar sin tener un entrenador ni nada.
¿Ya practicabas box antes?

AP: No tanto. Tenía una tendencia desde pequeña a ese tipo de contacto porque mi papá practicaba box en el cuartel. Yo no hacía exclusivamente box, había hecho un poco de karate y kung fu. Pero no llegaba a sobresalir. El que Kina fuera campeona mundial nos hizo preguntarnos por qué nosotras no podemos y me dije que sí podíamos.  

El box cambió mi vida de una manera drástica. Cuando uno sube al ring sube con deseos de ganar. Uno no dice 'voy a perder', subes con todo, a ganar y a darlo todo. Ahora en mi vida diaria es igual: voy a un sitio y tengo una mentalidad de ganadora. Te equilibra bastante. A veces pierdes, te salen mal las cosas, pero tienes que saber perder y no enfurecerte, tienes que levantarte y seguir adelante. Siempre va a haber otra oportunidad, otra pelea. No será con los puños, pero sí en tu vida diaria. En la universidad del día a día tienes que dar el todo por el todo. Eso es para mí el box.

Sonia, para el documental El mundo de los saxos comentaste que buscaste un tema más tranquilo y alegre luego de haber hecho Memorias del Paraíso. ¿En este caso cuáles fueron los factores que se vieron involucrados para la elección del tema?

SG: Creo que no elijo deliberadamente un tema sino que alguno me toma. Siempre me interesa buscar las historias que no se ven, las que los medios no tocan. Cuando me percaté de la cantidad de jóvenes a los que Kina les había abierto una puerta vi que había una historia, pero de una manera muy intuitiva. Creo que lo que guía mis trabajos es dar conocer algo que revela algo muy especial del país que no está siendo notado. Alicia es un descubrimiento de una comunidad que está a 5 mil metros de altura, donde, en este momento, hay ya 120 personas, en su mayoría niños, que mueren por las heladas. Creo que también es una manera de atraer atención sobre este tema pero con un personaje con el que te identificas. Creo que ella es una Magaly Solier de verdad, porque ella no actúa.

Foto:  RAÚL gARCÍA / lAMULA.PE

Sonia, has señalado que en una película uno sabe cuál es el final, pero en un documental no. ¿Cuán distinto es el resultado final del documental de la idea inicial que tuviste?
SG: En un documental uno tiene una historia y se adelanta a ciertas cosas que van a ocurrir, pero uno también tiene que dejar que las cosas ocurran. Siempre hay sorpresas en un documental. Una de las sorpresas que hay en Siguiendo a Kina es que hay personas que en ese momento no eran conocidos pero que luego se han vuelto especiales para el acontecer político del país. Una película nace con una idea fílmica pero se producen accidentes a los que hay que saber darle la vuelta. Han pasado muchos accidentes y dificultades que hemos tenido que resolver con ingenio y creatividad.
¿Cuál fue la mayor dificultad?
SG: Obtuvimos un premio con un presupuesto de producción y recibimos solo la tercera parte. Tuvimos que ver cómo agenciarnos y lo resolvimos con una cámara de 200 dólares en vez de todo un equipo de filmación. A Alicia y Nicasio, que es su entrenador y pareja, les gusta mucho el cine y eso, con tantos viajes de filmación, se ha transformado en una amistad muy fuerte, al punto que Nicasio ha filmado varias escenas. Sobre todo las partes más personales de Alicia. De esa forma también obtienes cosas que no has pensado. Al inicio tienes la película que imaginas y al final tienes la película que has filmado y sobre eso tienes que reinventar la película.
Alicia, ¿cómo alteró tu día a día el hecho que Sonia estuviera detrás de ellos?
AP: Bastante. Cuando conversamos pensé que nunca iba a llegar. Cuando me dijeron que querían ir hasta mi tierra yo no sabía si resistirían las heladas y toda la presión atmosférica. Conversé con mi papás porque tenía miedo de que les pudiera pasar algo porque allá no existe movilidad. Son doce horas de camino a caballo. Por más que trajera su carro y su equipo de producción no podría llegar. Pensé que era mentira la propuesta, pero toda la comunidad se sorprendió cuando llegaron. Me sentí orgullosa porque estaba dando a conocer mi mundo para que la gente conozca qué es lo que hacemos.
Has mencionado la importancia del logro de Kina en una región como tuya donde hay mucho machismo ¿En qué momento empezaste a pensar en eso? ¿A partir del box?
AP: No, lo he pensado ya hace años, desde que tengo conocimiento, desde que entré a la escuela. Yo vengo de una familia que es machista también. Mi papá es machista pero mis abuelos no y he podido ver la diferencia. Me preguntaba por qué las mujeres siempre están detrás del varón. Era increíble para mí. Yo le preguntaba a mi abuelito por qué no andan juntos los dos, por qué la mujer está sumisa, por qué siempre el trabajo duro lo está haciendo el varón, por qué la mujer no lo puede hacer si tenemos la misma fuerza. Tantas preguntas me hice… Es un mundo muy fuerte allá. Recién hace poco que se está empezando a hablar lo que es el género. Antes era peor, las niñas no estudiaban, no iban a la escuela. Solamente podían ir los varones, porque siempre decían que una debía estar cocinando para el marido o ayudando a la mamá. Era algo curioso que mis abuelos no sean machistas y que mi propio padre sí lo sea. En vez de inculcarme la visión de mi abuelo mi mamá era sometida. Yo le decía 'mami, no te dejes. Tenemos los mismos derechos y todo. ¿Qué nos diferencia?'. Cuando uno vive en un mundo machista eres como un lunar. Y como lunar es muy difícil que surjas y cambies esa idea. 'Ah no, ella está mal, ella es rebelde', dicen. Pero igual esto está cambiando en mi región. Ahora las mujeres son autoridades, hay incluso alcaldesas.
¿Qué has descubierto de ti al contar tu vida y explicar quién eres?

AP: El valor de mi tierra. Muchos se quejan porque no podemos sobresalir pero después del documental creo que todo es posible. Me he sentido importante y mi autoestima subió bastante. Eso me ha servido para arrastrar a mi mismo género a que sobresalgan y juntas.  

SG: Eso me parece uno de los mejores valores de la película. Está Alicia y también una niña de los Barracones que también boxea en mundo muy masculino, en el Callao. Ahora que está tan de moda la victimización en el ambiente de la política, los dos personajes de Siguiendo a Kina, que viven en los lugares más olvidados, al contrario, sacan su propia fuerza para salir adelante con todo.

foto: raúl garcía / lamula.pe

Alicia, en tu caso, ¿cuánto sabías de la producción de un documental antes de esta experiencia?
AP: No sabía nada. No conocía ni las cámaras. Ahora que hemos hecho esto me he puesto a investigar y ahora pienso cómo se podrían haber hecho varias partes. Hasta ahora no he visto el resultado final y tengo curiosidad de verme a mí misma. Quiero comparar lo que he estudiado después con lo que hice antes para hacer una autocrítica. Ahora estoy averiguando sobre el cine, quiero saber en qué consiste y cómo funciona. Es muy bueno que hayan estos festivales pero quisiera que lleguen a las provincias y que en las provincias se hagan también documentales para competir.
¿Vas continuamente al cine?
AP: Desde el año pasado voy casi todo los fines de semana. Leo bastante también sobre el cine de los años ochenta y cómo ha ido evolucionando. Me interesa porque me gustaría hacer documentales porque estos muestran lo que es lo real, lo que se vive. Las películas que veo son de ficción y sí, son emocionantes, pero ya sabes cómo va a acabar. El documental es un misterio porque no sabes dónde va a terminar y cómo van a terminar la personas que continuan más allá del documental.
Sonia ¿qué sabías del box antes de hacer el documental y qué es lo que sabes ahora?
SG: No sabía nada de box. Incluso no había visto Million dollar baby, de Clint Eastwood, que es uno de los directores que me gustan mucho, por prejuicio al box. Pero un día la dieron en televisión, después justo pasó lo de Kina y emocionalmente me enganché con el tema. He aprendido mucho de box, he tenido un asesor boxístico, he visto mucho box y películas sobre el tema, he leído mucho. El ensayo de Joyce Carol Oates, On Boxing, ha sido muy importante para mí. En general los boxeadores son personajes muy interesantes, pero las mujeres boxeadoras aún más, porque son rompedoras, y son valientes y tienen que tener mucha valentía, mucha determinación para boxear, sobre todo en un país como el Perú. La película creo que también dice cosas interesante sobre el boxeo en el Perú desde una mirada femenina.
¿Cuál es la conclusión que sacas?
SG: El boxeo ha sido un deporte muy polémico y al mismo tiempo un deporte que ha tenido una relación muy fuerte con el cine. Creo que hasta la última olimpiada, no había boxeo femenino. (En Londres 2012 por primera vez se lleva a cabo la disciplina del boxeo femenino). Era un deporte para el que se consideraba que las mujeres no tenían el cuerpo. En esta película se puede ver incluso a una de las protagonistas boxeando con una chica que está dando de lactar.
Para contextualizar tu trabajo audiovisual: tú pensabas dedicarte al periodismo escrito  y llegas a la televisión por Hildebrandt. ¿En qué momento decides hacer trabajos propios?
SG: Incluso antes del periodismo yo tenía una pasión por el cine, desde muy niña. Cuando empecé a hacer periodismo lo primero que escribí fue sobre el cine. 
¿Recuerdas qué fue lo escribiste sobre cine?

SG: Hice una entrevista a Eric Rohmer que salió publicada en Hablemos de cine, creo que era la única mujer de esa gran revista. También escribí críticas de las películas que veía. Pero como periodista me interesaba la prensa escrita y en realidad fue por accidente que empecé a trabajar en televisión. César Hildebrandt armó en esa época un equipo de prensa escrita que pasó a la televisión, porque en esa época no había un buen periodismo televisivo. Quería periodistas que supieran investigar, que supieran seguir historias. El documental es para mí una manera de unir mis dos pasiones, que son el periodismo y el cine.

foto: raúl garcía / lamula.pe

Has formado también una escuela para hacer documentales (Escuela de cine de lo real) porque sientes que es algo que no está desarrollado en las universidades...
SG: Y porque siento que el documental cada vez tiene una mayor vigencia, es algo que está en crescendo a nivel mundial y en el país también. Estamos en una era digital y ya se enseña cine y el lenguaje del cine a los niños en el colegio. Ahora aprenden a dibujar y a filmar a la vez. Creo que tenemos mucho camino que recorrer. En la escuela mi mejor alumna fue una niña de trece años que va a hacer una carrera en el cine. Ahora pienso dictar cursos de documentales para niños.
El documental se llama Siguiendo a Kina. El papel que Kina Malpartida cumple hoy en día es muy distinto del que originó este trabajo. Alicia, desde tu perspectiva, ¿cómo ves el personaje de Kina hoy en día, después que ha dejado el deporte y se dedica a la televisión que vemos hoy en día?
AP: Me parece que siempre hay una razón. Una persona no vive siempre del deporte. Generalmente, como deportista que yo he sido, no nos dan el apoyo necesario. He visto eso en carne propia porque por más que yo quisiera ser campeona mundial, no siempre las autoridades te dan esa oportunidad. Uno tiene que costear su alimentación y a su entrenador. Necesitas de vitaminas, hidratantes, una comida balanceada. Las autoridades solo te reconocen cuando ya tienes el logro obtenido. Nadie conocía a Kina cuando salió a luz. ¿Qué esperan las autoridades? ¿Que nosotros mismos salgamos a ser campeones mundiales?. Es muy difícil, más si nosotros somos de provincia. No tenemos las misma economía. De repente es más rentable en estos momentos para Kina el trabajo que está haciendo hoy, de repente no es rentable seguir la carrera como boxeadora. A mí me habría gustado que por lo menos haga su carrera de box unos diez años, que consiga más títulos y que cuelgue con honor sus guantes. Pero también la entiendo.
En tu caso, Sonia, has hablado en otras oportunidades de lo importante que es que aparezca este ícono como Kina. Como antropóloga ¿cómo ves el cambio que pueden dar estos íconos?

SG: Creo que he descubierto con la película la importancia que tienen los íconos de una manera real, en personas concretas. Creo que ser campeón es algo que se contagia. Tenemos varias campeonas en el Perú, que se han hecho solas. Creo que hay que rescatar lo de Kina. Como ha dicho Alicia, Kina también se hace sola. Tenemos un país tan especial que descubrimos una campeona de la noche a la mañana porque se convierte en campeona mundial en el Madison Square Garden, en una pelea que nadie vio y que se retransmitió en el Perú varios meses después. Kina tiene mucho en común con las protagonistas de la película. Pero el nombre 'Siguiendo a Kina' es el punto de partida. Para ver el punto de llegada tienes que ver la película.

Notas relacionadas en LaMula.pe

- Jonatan Relayze: “Rosa Chumbe me ha quitado la juventud”

- Alejandro Legaspi: "Hay películas sobre la memoria y hay películas sobre el olvido"

- Agenda mulera: Todos los largometrajes peruanos del #19FCL


Escrito por

Raúl Lescano Méndez

Periodista. Editor de la revista Poder. @rlescanomendez


Publicado en

Redacción mulera

Aquí se publican las noticias del equipo de redacción de @lamula, que también se encarga de difundir las mejores notas de la comunidad.