no es apología, es memoria