Aunque cambies de color, sigues siendo la misma