la naranja está partida

Renovación con V de Vergüenza

Publicado: 2013-01-21

Fuente de imagen: Canal do Otário

Renovación con V de Vergüenza

El gobierno desoye el repudio de la gente a Telefónica en el perú. Ignora que en esas negociaciones hubo gente de Telefónica coludida en OSIPTEL (que además mintió al estado en sus ocupaciones para postular a los cargos), ignora que por ellos somos uno de los países con peores conexiones a la red en el mundo (de 178 países ocupamos el puesto 136).

Y lo que es más triste, nunca dio la cara cuando se pidieron ver los informes sobre esa negociación de la renovación de contrato, nunca hizo nada público. Ni siquiera respetaron los plazos para dar los informes.

Ahora tenemos que esperar 18 años más para recién salir de esta mediocridad (A Claro García ya le renovó, cuando le tocaba una multa en su lugar) ¿Qué responde el estado ante esto? El mismo floro de siempre, la "inclusión social", cuando fue esta compañía española la responsable (aunque ahora no está sola en ese macabro plan) de dificultar el avance de las telecomunicaciones en el perú desde que entró.

¿Qué mensaje pretende dar en realidad el gobierno y sus reguladores INÚTILES como OSIPTEL? ¿Que todo se hace a la mala y a la mierda? Lastimosamente esa es la tendencia que vemos y desafortunadamente es intencional.

NdR: Hay aún más. El gobierno viola la ley de promoción de la banda ancha (ley 29904) al ignorar a FITEL (su propio fondo de inversión para telecomunicaciones) al aceptar las condiciones que dio a Telefónica en esta renovación, que incluyen subsidios.

En resumen, esta negociación es ILEGAL.

Mea culpa.

Reza el dicho, uno no sabe lo que tiene hasta que lo pierde. Es cierto que OSIPTEL e INDECOPI no sirven a menos que hagas un gran escándalo, es cierto que están esmerándose en recortar los planes de internet y volvernos a los  tarifarios de los 90. También es cierto que para salvar a esos reguladores están queriendo echar la culpa al consumidor por los robos de celulares, cuando esos inútiles brillaron por su ausencia cuando los mecanismos de bloqueo fallaron o no exigen la verificación del DNI.

¿Pero la gente tomó alguna acción como respuesta (Un boicot, alertas por las pendejadas de los planes, o algo así)? Nada, solo quejas.

Aquí es donde tenemos que poner de nuestra parte y evitar consumir lo que sabemos que está podrido. La indiferencia es complicidad y no solo está pasando con este caso. La #SOPACriolla es un tema pendiente que también puede correr ese riesgo, por lo que Morachimo y yo convocamos a una campaña para informar sobre ello bajo el lema #internetesnuestra (Morachimo hizo un hueco en su web hiperderecho.org para ese fin).

Sin embargo, ese esfuerzo no es suficiente sin la voluntad de la gente y el derecho de autor es solo uno de los varios problemas que tenemos aquí. Y con este caso es notorio.

La paupérrima calidad de las conexiones a la red (cosa que se agrava con los recortes que buscan Telefónica y Claro a los planes de internet) y lo más grave, los bloqueos y restricciones que ejercen arbitrariamente contra algunos sitios web y servicios basados en la red (como el p2p, las VPN o las llamadas VoIP como Skype)  no son sancionados pese a estar prohibidos por el marco legal vigente. Este conexto debe de ser corregido antes que una ley de responsabilidad de ISP comience a funcionar.

Dejé una síntesis del tema en este documento. Espero que tomen conciencia de ambos temas luego de esto.

OSIPTEL debe desaparecer.

Es un hecho, OSIPTEL debe desaparecer. Esconde la cabeza cuando la gente le consulta por los abusos del duopolio, no entrega información que se le pide (esperemos que responda las cartas sobre el reciente Speedygate), es una coladera por tener infiltrados del duopolio en su administración, da fallos apañadores frente a la evidencia de infracción y hasta delitos por parte de los operadores.

Es un órgano que padece de cáncer y debe ser extirpado.


Escrito por

chillinfart

Subempleado, aprendiz de pervertido y sobre todo CONSUMIDOR INDIGNADO.


Publicado en

V de Vergüenza

Otro jeropa más en lamula.pe